La UE alcanza un acuerdo histórico para el futuro de la recuperación

Brussels (Belgium), 21/07/2020.- European Commission President Ursula Von Der Leyen (L) and European Council President Charles Michel (R) give a elbow shot at the end of a news conference following a four day European summit at the European Council in Bru
|

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) alcanzaron ayer de madrugada un acuerdo para un plan de recuperación de casi dos billones de euros para relanzar su economía tras la pandemia de coronavirus, calificado por muchos líderes de “histórico”.

Tras cuatro días de intensas negociaciones, los Veintisiete acordaron poner en marcha un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros financiado con la emisión de deuda común y un presupuesto de 1,074 billones de euros para el periodo 2021-2027.

Se trata de un paquete económico de envergadura sin precedentes en la UE para paliar la mayor recesión en un siglo.

Optimismo en Bruselas

“Es un buen acuerdo, es un acuerdo fuerte y es el acuerdo adecuado para Europa en este momento”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa al término de la cumbre que comenzó el viernes por la mañana y culminó ayer a las 05.30 horas (03.30 GMT).

“Hoy hemos dado un paso histórico del que podemos estar todos orgullosos”, dijo por su parte la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, subrayando que la UE ha mostrado su capacidad de actuar ante una de las “crisis más difíciles” económica y sanitaria.

El acuerdo prevé que de los 750.000 millones del fondo de recuperación, 390.000 millones se desembolsen en subvenciones a fondo perdido y 360.000 millones en préstamos, lo que supone un recorte de las primeras y un aumento de los segundos frente a la propuesta inicial de la Comisión de otorgar 500.000 millones en ayudas directas y 250.000 en créditos.

Es el resultado de las concesiones que la mayoría de socios han tenido que hacer para conseguir luz verde de los autodenominados “frugales” -Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia-, a los que se sumó Finlandia, que han conseguido recortar el volumen de ayudas, tener mayor control sobre las mismas y mantener sus descuentos en la contribución al presupuesto.

El sur decanta la balanza

Estos fueron los puntos más controvertidos, junto a la propuesta para vincular la recepción de fondos del presupuesto al respeto al Estado de derecho, de una negociación que por momentos se tornó muy tensa.

Los grandes países, Alemania, Francia, Italia y España, como la mayoría, querían como mínimo 400.000 millones de euros en subvenciones, mientras que los frugales pedían 350.000 millones.

Teniendo en cuenta el resultado de las negociaciones, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, celebró ayer el histórico acuerdo al que ha llegado la UE para el fondo de recuperación por el coronavirus, del que España va a recibir 140.000 millones de euros, de los que algo más de la mitad, 72.700 millones, serán para ayudas directas.

Un “gran acuerdo para Europa y para España”, con el que se escribe una de las páginas “más brillantes de la historia de la Unión Europea”. Así definió Sánchez el consenso logrado esta madrugada en Bruselas por los Veintisiete, tanto para el fondo como para el marco financiero plurianual, tras casi cinco días de duras negociaciones.

Sánchez, victorioso

Visiblemente contento, el presidente compareció en rueda de prensa a primera hora de la mañana de ayer y dio las grandes cifras de este acuerdo con el que España mantiene -entre ayudas y préstamos- la cantidad del fondo que esperaba recibir, unos 140.000 millones de euros.

Ha reconocido no obstante que está un “95%” satisfecho por la rebaja en el capítulo de ayudas directas, unos 4.600 millones menos de la propuesta inicial de la Comisión, aunque ha insistido en que el montante final sigue siendo casi el mismo.

También se mostraron satisfechos el bloque de los países llamados frugales. Así, el primer ministro holandés, Mark Rutte, consideró que con el acuerdo los “intereses holandeses están bien protegidos”. Rutte dijo estar “satisfecho” con el resultado alcanzado porque se trata de “un paquete integral y bueno” para los más afectados por la Covid-19 y celebró que, al final, “en los casos más extremos, se podría apretar el freno de emergencia si esos países no han hecho lo suficiente”.

A su vez, el canciller federal de Austria, el conservador Sebastian Kurz, se congratuló de que se haya establecido un “control muy estricto” del uso de las ayudas financieras. A su juicio, se consiguió acordar el marco financiero y “lograr una respuesta adecuada a la crisis del coronavirus”. l

La UE alcanza un acuerdo histórico para el futuro de la recuperación