El Superior de Cataluña estima que la resolución secesionista no es delictiva porque no es violenta

29 enero 2014 página 32 / 16 abril 2014 página 37 SANTA CRUZ DE TENERIFE, 08/01/2014.- El consejero de la Presidencia de la Generalitat catalana, Francesc Homs, atiende a los medios antes de pronunciar la conferencia incluida en el ciclo "Re
|

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya rechazó sendas querellas de Manos Limpias y UPyD contra los promotores de la resolución independentista aprobada por el Parlament el 9 de noviembre porque “no incluye una proposición a los ciudadanos para que se alcen públicamente y violentamente”.
En sendos autos, la Sala Civil y Penal del TSJC responde a los dos querellantes, que acusaban de los delitos de rebelión y sedición, que los hechos no son constitutivos “de este delito ni de cualquier otro ilícito penal”.
Añade el tribunal, en su respuesta a UPyD, que la resolución ni siquiera va dirigida a la ciudadanía sino al Parlament, que no incluye expresiones que llamen al tumulto ni al desorden y que “la rebelión exige el empleo de la fuerza”.
El TSJC sostiene que es evidente la ilegalidad e inconstitucionalidad de la resolución –como ya se pronunció el Tribunal Constitucional (TC)– pero añade que la declaración no trascendió del ámbito parlamentario e insiste en que no se puede equiparar un acto en sede parlamentaria con alzamientos violentos, desórdenes u hostilidades.

Un mensaje
En este sentido, lanza un mensaje a Manos Limpias y UPyD: “El Estado de Derecho tiene mecanismos suficientes para frenar, sin necesidad de acudir de primera mano a la vía penal, los planteamientos políticos que no se ajusten a los procedimientos y cauces legales”.
En su contestación a Manos Limpias se pronuncia en parecidos términos y considera que en su querella no se narra ningún auto realizado por los querellados en el que pretendan conseguir la independencia “mediante alzamiento público, violento o tumultario, o con una actitud activa por la fuerza y estando dispuesto a su utilización de forma pública”.
Las querellas que presentaron las dos formaciones se dirigían contra el expresidente de la Generalitat Artur Mas; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; los diputados Jordi Turull, Marta Rovira (JxSí), Anna Gabriel (CUP) y el ya exdiputado de la CUP Antonio Baños.
La Fiscalía Superior de Catalunya ya se había pronunciado a favor de inadmitir las dos querellas porque la resolución no ha trascendido “del estricto ámbito parlamentario” y no se reproducieron manifestaciones potencialmente delictivas después de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC), que declaró nula la resolución.

El Superior de Cataluña estima que la resolución secesionista no es delictiva porque no es violenta