Cae desde quince metros un trabajador que limpiaba un conducto en la refinería

|

Un hombre de 39 años resultó ayer herido de carácter muy grave en las instalaciones de la refinería de Repsol tras precipitarse desde unos quince metros de alto cuando se encontraba realizando labores de mantenimiento en el interior de un conducto de la Unidad de Plattformado2, que se encarga de destilar la gasolina a partir de la nafta, cuando perdió pie y se precipitó por el interior del conducto, hasta alcanzar el suelo. Testigos presenciales aseguran que el hombre se encontraba consciente en el momento del impacto, aunque se quejaba de que no podía sentir las piernas.

Tras el impacto, el obrero se encontraba consciente, aunque se quejaba de que no podía sentir las piernas

El 061 recibió la llamada de alerta a las once y veinte de la mañana, y envió una ambulancia medicalizada que trasladó al herido al Complejo Hospitalario Universitario, donde fue ingresado con pronóstico muy grave y tuvo que ser intervenido de sus múltiples heridas. En el parte se mencionan importantes traumatismos en la cabeza, el pecho y el abdomen, además de varias contusiones en el resto del cuerpo, aunque son los tres traumatismos las lesiones más importantes y en las que los cirujanos centraron su intervención.

La víctima descansa por el momento en la sala de reanimación, a la espera de que su estado mejore. En cuanto a posibles lesiones que habrían causado esa insensibilidad del que el operario se quejaba en las piernas, el Hospital no ha querido pronunciarse a ese respecto, si bien fuentes de la refinería afirman que tienen indicios que les permiten albergar esperanzas de que la movilidad del operario no resulte afectada. Estas mismas fuentes especificaron que el sujeto no es un empleado de la petroquímica sino de una empresa subcontratada. “Pero esta planta no trabaja nadie que no esté cualificado y tenga los permisos correspondientes”, se apresuraron a puntualizar.

 

Tuberías > Desde Repsol explicaron que desconocen los detalles del siniestro. “Incluso la altura exacta desde la que cayó el operario”. El conducto en cuestión tiene el aspecto de una tubería cuadrada gigante, muy parecida a las del aire acondicionado, solo que lo que transporta habitualmente son los humos para que salgan finalmente por una de las grandes chimeneas que constituyen la imagen más característica de la planta de San José.

Estos conductos son bastante grandes, de 2x3 metros, lo que explica que la víctima no pudiera evitar su caída extendiendo brazos y pies. “Ni siquiera estamos seguros de que el descenso empezara en un tramo vertical, puesto que podría haberse deslizado por uno horizontal para después caer a plomo”, advirtieron fuentes de la empresa, que está colaborando desde el primer momento con la investigación que lleva a cabo la Policía.

 

Cae desde quince metros un trabajador que limpiaba un conducto en la refinería