Negreira acusa a Ferreiro de poner la instalación “al borde del precipicio”

27 noviembre 2014 A Coruña.- Segunda y última fase en el Puerto Exterior para conseguir posicionarse como un referente del sector a nivel internacional. Ayer se colocaba la primera piedra de la construcción del contradique oeste, una
|

Las declaraciones contrarias a Punta Langosteira realizadas por el alcalde en el Nueva Economía Fórum continuaron generando una cascada de reacciones durante la jornada de ayer. Quizá la respuesta más dura fue la del exregidor Carlos Negreira, que se quedó a las puertas de lograr revalidar su puesto en el Consistorio en las pasadas elecciones municipales. Además de acusar a Xulio Ferreiro de situar al Puerto Exterior en una posición compleja, se preguntó si realmente merece tener el bastón de mando de A Coruña.
“Un alcalde que habla mal de su ciudad continuamente, que pone en riesgo las posibilidades de desarrollo y de futuro, que se dedica a boicotear las inversiones de otras administraciones, no merece ser alcalde de esa ciudad y Ferreiro lo ha hecho ya en demasiadas ocasiones”. El portavoz del grupo municipal del Partido Popular y antecesor en el cargo, Carlos Negreira, no se mordió la lengua a la hora de opinar sobre las duras especulaciones del líder del Ejecutivo local al respecto de la infraestructura. 
En su opinión, la intervención  de la polémica en un encuentro empresarial en Madrid no hizo otra cosa sino “denostar al Puerto Exterior y ponerlo al borde del precipicio para que no vengan las empresas”. 
“Esa es una actitud contraria a la de un alcalde con sentidiño”, remarcó el popular, que el martes se apresuró a convocar una rueda de prensa para valorar el tema con tranquilidad tras la respuesta de las primeras horas. 

seguridad y comodidad
En ese encuentro con los medios, el que fuera regidor le exigió a Ferreiro una rectificación a su calificación de “inservible”. 
También le solicitó que de forma inmediata “muestre su apoyo público y explícito al Puerto Exterior por su importancia social, ambiental y económica en el futuro de A Coruña y su área metropolitana”.
Entre otras cosas, puso sobre la mesa el hecho de que la finalización de las actuaciones en la dársena abierta al mar implicará la salida de los petroleros y de las partículas que desprenden los graneles de la ría y, por tanto, mayor seguridad y comodidad para la ciudadanía.
Su homólogo en el grupo local del PSOE, José Manuel Dapena, volvió a reflexionar sobre el asunto. Para el partido de la oposición, “el alcalde fue a Madrid a vender la imagen de la ciudad y lo que hizo fue dejarla vendida”.
El socialista, que entiende las afirmaciones como “desagradables”, recordó que las responsabilidades de un alcalde pasan por ofrecer una imagen pujante, de urbe que busca progresar y que necesita captar inversiones y no por “tirar piedras encima de una infraestructura estratégica”.
  “Son unas declaraciones desafortunadas, que confiamos en que rectifique y sobre todo que no siga cayendo en el error de mirar al pasado, olvidándose de gestionar el presente y rompiendo el futuro”, concluyó Dapena.
A expensas de este diario, el presidente de la Cámara de Comercio, Marcelo Castro-Rial comentó: “No creo que sean comparables el aeropuerto de Castellón y el Puerto Exterior, ya que Punta Langosteira ya tiene movimiento y poco a poco está atrayendo a nuevos operadores que se están instalando allí”. 
“La Autoridad Portuaria está intentando optimizar el Puerto Exterior de cara a su desarrollo futuro. Tampoco hay que perder de vista el motivo por el que se gestó esta infraestructura que fue alejar las instalaciones petrolíferas de la ciudad ante los desastres producidos, esa es su principal razón de ser”, incidió el representante cameral.

“inapropiadas”
Incluso la Asociación Ecologista Arco Iris mostró su total oposición a las teorías “inapropiadas e inoportunas” del alcalde. “Hay que ser muy ignorante para no saber que el traslado de las actividades portuarias a Langosteira eliminará una bomba de relojería que discurre bajo el barrio de Os Castros”, destacó el colectivo.
A su parecer, “también hay que ser muy ignorante o muy sectario para no agradecer que la ciudad cuente ahora con un puerto refugio que hubiera evitado la catástrofe del “Prestige” y sus nefastos efectos”.

Negreira acusa a Ferreiro de poner la instalación “al borde del precipicio”