La Xunta garantiza que Elviña tendrá residencia y que los estudiantes pagarán “prezos públicos”

|

El Ideal Gallego-2011-06-15-002-8ea82628

p. g. lema > a coruña

  La decisión de la Xunta de anular el expediente para la construcción de la residencia universitaria de Elviña no fue bien recibida ni por la Universidad ni por los grupos políticos de la oposición en María Pita, que recordaron que la de A Coruña es la única universidad gallega que no cuenta con este servicio. Pese a las críticas, la Consellería de Infraestruturas, encargada del proyecto, aseguró ayer que con el nuevo modelo propuesto, por el que la ejecución del área residencial no se realizará con dinero del Gobierno gallego sino mediante una concesión, garantizará que la ciudad disponga de un centro con “prezos públicos para os estudantes da Universidade da Coruña”.
Según el Gobierno gallego, no es la primera vez que se opta por este modelo, ya que existen otras residencias que se ajustan a este patrón en los campus de Vigo y Ourense. Además, defienden que la adjudicación a una empresa privada de la ejecución y gestión del centro “supón o desbloqueo do proxecto, que non podía avanzar a causa da situación económica xeral existente no país, e a falta de colaboración da Universidade na busca de alternativas a un proxecto inicial inviable”. Y es que la Xunta veía inasumible pagar los 22 millones de euros que suponía levantar el edificio planteado por la ex conselleira de Vivenda, la nacionalista Teresa Táboas.
Infraestruturas explicó que, tras la publicación el lunes en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de la renuncia a la contratación del expediente para la construcción del área residencial, el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) “está a espera das perceptivas autorizacións administrativas, tanto autonómicas como estatais, para proceder á licitación da residencia universitaria polo sistema de concesión administrativa de construción e xestión”.
El departamento que dirige Agustín Hernández también se refirió ayer a las críticas de la Universidad por la falta de información durante el proceso tras dos años de espera: “A Xunta sempre actuou con transparencia respecto da Universidade, cuxos representantes participaron en múltiples xuntanzas cos representantes do IGVS, que expuxeron a imposibilidade de levar a cabo o proxecto inicial nas condicións actuais, nas que é preciso racionalizar o gasto”. De hecho, insisten en que, tras una reunión celebrada en febrero, se le comunicó por escrito al rector de la Universidad, José María Barja, la situación de la residencia”.

Moción > La visión de la Xunta no coincide con la del portavoz del BNG en el Ayuntamiento, Xosé Manuel Carril. El nacionalista y  María Xosé Bravo se reunieron ayer con el rector y, tras el encuentro, anunciaron la presentación de una moción en el primer pleno de la nueva corporación para que “todos os representantes da vontade da cidadanía no Concello recollamos o convite da Universidade para facernos nosa a súa reclamación de contar cunha residencia universitaria pública, xestionada pola Universidade”.
El Gobierno gallego afirma que con el nuevo sistema –que, según la Consellería de Infraestruturas, “implica un forte investimento público para garantir a súa viabilidade”– se podrán ofrecer las mismas condiciones a los estudiantes que si se tratase de un complejo construido con dinero público. Pero el portavoz municipal tiene una visión diferente a la de la Xunta. Cree que con la concesión saldrán perdiendo los estudiantes, ya que la empresa privada “sempre busca amortizar a inversión feita”.
Además, el nacionalista pone en duda la legalidad de la “manobra” de los populares. “É curioso que a Xunta esperase a que se celebrasen as eleccións para anunciar este tipo de recortes e empezar a repartir bofetadas”, confesó Carril, que asegura que “xa se sabe a quen pertencen as residencias universitarias privadas que existen na Coruña e a quen se defende por parte do PP”. Pese a esto, considera que tiene que ser el propio rector de la Universidad el que reclame, mientras “os grupos políticos teñen que apoialo”.


 

La Xunta garantiza que Elviña tendrá residencia y que los estudiantes pagarán “prezos públicos”