La Universidad ya dispone del Calvo Sotelo para convertirlo en residencia

El Ideal Gallego-2015-10-09-008-48c73fec_1
|

Los diputados provinciales dieron su beneplácito a ceder una parcela de más de 2.000 metros del Calvo Sotelo para construir una residencia universitaria.
En concreto, lo que aprobó el pleno de la Diputación fue una enmienda mediante la cual el Ayuntamiento de A Coruña se incorpora al convenio que regula la cesión de uso de estas instalaciones. Daniel Díaz Grandío, diputado de la Marea y edil de Urbanismo en A Coruña,  manifestó que “dende o Goberno local,                       e especialmente desde a súa área de Urbanismo, se presentaron as propostas que hoxe se                             incorporan ao convenio, un acordo entre tres, que precisa e delimita as cuestións urbanísticas                           necesarias para o futuro uso residencial universitario do edificio”.
Por su parte, la vicepresidenta de la Diputación, Goretti Snamartín, destacó que en el proyecto se incluyan a “todas as administracións que teñen interese en facer realidade esta demanda histórica” de dotar a la ciudad de esta residencia, puesto que es la única ciudad gallega sin este servicio. 
El protocolo contempla la cesión de una superficie de 2.212 metros cuadrados del edificio, propiedad de la Diputación, de los que 115 metros cuadrados serán la planta baja, 100.4, la primera y 1.092 la segunda. Además, contemplan la reserva de una partida de 2,6 millones de euros, de los 1,5 serán para las obras y el otro millón, para adecuar el complejo. 
La Universidad se hará cargo  de los gastos de mantenimiento y del personal, así como del equipamiento. La cesión tendrá una duración de diez años, prorrogables otros cinco.

ayuntamiento
Por su parte, el Ayuntamiento de A Coruña, a través del diputado provincial y concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, manifestó que “desde el Gobierno local, y especialmente desde el área de Urbanismo, se presentaron las propuestas que hoy se incorporan al convenio, un acuerdo entre tres, que precisa y delimita las cuestiones urbanísticas necesarias para el futuro uso residencial”.
 “No creemos en los patrimonios de las políticas públicas, creemos en la colaboración institucional, en la iniciativa compartida. De lo que se trata es de dar un bueno servicio a la ciudadanía, no importa de donde venga este, y a cuyo objetivo creemos que esta es la manera correcta de hacer las cosas”, indicó Díaz Grandío.
El convenio de colaboración a tres bandas entre Ayuntamiento, Diputación y Universidad explica que las actuales residencias universitarias de la ciudad “resultan insuficientes dada la creciente demanda interna de estudiantes”, dijo.

La Universidad ya dispone del Calvo Sotelo para convertirlo en residencia