Ferreiro: “A aprobación da renda social xustifica todo un mandato”

|

Docenas de personas, muchos de ellas representantes de colectivos ciudadanos, se congregaron ayer en el salón de plenos del palacio municipal para despedir el año junto con toda la Corporación. En su discurso, el alcalde, Xulio Ferreiro, recordó a las muchas personas aún afectadas por la crisis y desgranó algunos de los éxitos conseguidos por su Gobierno, entre los que valoró muy especialmente la renta social: “2016 vai a ser lembrado porque esta corporación municipal aprobou a renda social, unha aprobación que xustifica todo un mandato”. 
Ferreiro sacó a colación los últimos datos del Instituto Galego de Estadística (IGE) que señalan que A Coruña es la ciudad gallega donde más descendió la tasa de riesgo de pobreza en el último año, hasta situarse en el 10,5% mientras que fue del 12,% de 2014 y del 16,% de 2013. Es decir, que se mantiene en una tónica que comenzó antes de la llega de la Marea Atlántica al poder, aunque Ferreiro también señaló que en el resto de las ciudades gallegas, excepto Ferrol y Santiago (gobernadas también por la Marea Atlántica), esta cifra se mantiene. “Queda moito por facer, e estar ao carón dos que nos necesita segue sendo a nosa prioridade”, aseguró Ferreiro a los presentes. 
Como ejemplo de ese compromiso, Ferreiro recordó que estas navidades son las primeras en los que los comedores de los centros escolares se mantienen abiertos para los que los necesitan. 
También mencionó otro tipo de pobreza, la energética, al comentar que “nun ano especialmente duro no Estado, na Coruña aumentamos o gasto social e seguimos a contar con acordos entre este concello e empresas polas que vítimas da pobreza enerxética, por exemplo, non sofren cortes de subministro”.

capital de la memoria
En su intervención, el alcalde también proclamó la ciudad “capital da Memoria Histórica” de 2016, puesto que durante este año se ha cambiado el nombre de numerosas vías que llevaban el nombre de personajes históricos relacionados con la Dictadura. Ferreiro lo calificó de compromiso irrenunciable e hizo una alusión a la polémica sobre la retirada del águila franquista del escudo de la ciudad que se encuentra en la claraboya del Ayuntamiento. Los concejales populares pudieron escuchar cómo el primer edil reinvindicaba que “los demócratas desta cidade merecemos mirar cara arriba”.
Ferreiro arrancó aplausos al señalar que el litoral de la ciudad “é unha xoia” que solo tiene un dueño “a cidadanía da Coruña”, en referencia al conflicto que mantiene con el Puerto por La Solana. También envió otro mensaje a la oposición, con la que tiene que entenderse para aprobar los presupuestos de este año, al asegurar que el sectarismo, del que le acusa a menudo el PP “non forma parte do noso vocabulario” y recordó que los ciudadanos quieren acción y no bloqueos. 
Esa armonía que el alcalde echa de menos tanto en el hemiciclo municipal la aportó ayer el coro Cantabile, que interpretó varios villancicos antes de cerrar el acto con pinchos y albariño. 

Ferreiro: “A aprobación da renda social xustifica todo un mandato”