El PP vence, el PSOE resiste y En Marea y el BNG caen en la “Magic Town”

|

Cuentan que Alfonso Guerra sabía horas antes de la aplastante victoria del PSOE en las Generales de 1982. También que lo primero que pedía Manuel Fraga al comienzo de la noche electoral era el “Test de Betanzos”. Llama la atención que un municipio de 24,19 kilómetros cuadrados y menos de 14.000 habitantes, con ocho núcleos de población pero sólo uno urbano, donde se concentra el 75% de los residentes en el término, pueda predecir quién ganará en España. Pero es que, según los expertos, la betanceira es una ciudad “matemáticamente perfecta”, una “middletown”, como se conoce en el argot político de Washington.
La clave de su capacidad para representar casi al milímetro la composición media de todo un territorio y para arrojar una correlación casi idéntica entre los resultados de sus urnas y los que, con el 100% escrutado, confirman desde Madrid está en sus particulares características sociales, en que su pirámide poblacional es “calcada” a la de Galicia.
En toda España existen varios casos como el betanceiro, pero este ha sido el primero que ha sido estudiado al detalle por la periodista Carmen Cotelo y por el profesor Salvador Naya, catedrático de Estadística en la Universidad de A Coruña. Las conclusiones las recogieron en el libro “Betanzos, Magic Town”.

“LOS CLAVAN”
Los analistas añaden que, de las 19 mesas instaladas en el municipio, cuatro “calcan el resultado” del total de Galicia. Las dos ubicadas en el Espazo Xove de Betanzos (O Valdoncel) y las dos del Edificio de Servicios Sociales (Escuelas García Naveira).
En los 80, cuando Guerra contactó con los interventores del PSOE en Betanzos, la “mesa mágica” era de que se colocaba en las dependencias de la Policía Local, en la Rúa do Castro, pero la despoblacion del casco histórico le ha afectado, ni siquiera existe, pero si la hubiera, sus resultados ya no serían los buenos, los que reclamaba Fraga.
En las cuatro señaladas (Espazo Xove y Servicios Sociales), el 26-J ganó el PP, y en tres de ellas, En Marea-Podemos arrebató la segunda plaza al PSOE. En todas, C’s se instaló en la cuarta posición, desplazando al BNG.
El domingo, los resultados globales de Betanzos coincidieron, una vez más, con el total de España. El PP se situó como primera fuerza, con una subida en número de votos (+133)con respecto al mes de diciembre mientras que el PSOE pierde 13. En Marea-Podemos se desploma al restar más de tres centenares de papeletas (-348). Lo mismo que el BNG (-124). Los de Albert Rivera caen hasta los 717 (-20).
El alcalde, el socialista Ramón García Vázquez, valoró que el PSOE “consiguió mantenerse” pero, como el 20-D, reconoció que los resultados “non son buenos”, si bien insistió en que tampoco son extrapolables a unas locales, ni siquiera a Galicia.
“En Betanzos vivimos con esto hace tiempo, pues aquí los resultados de los comicios locales nunca coinciden con los de las Generales o las Autonómicas”, señaló el primer edil brigantino apuntando al caso de Vigo.
En cualquier caso, García Vázquez apeló al diálogo, a la sensatez y la responsabilidad, para evitar una tercera cita electoral porque “la situación del país es extraordinaria, exige cesiones y apremia un interlocutor estable en Europa”.
En cualquier caso, de extrapolar los números a unas municipales, el PP gobernaría el Ayuntamiento de Betanzos con ocho concejales que, sumados al único representante que obtendría Ciudadanos, supondría la mayoría absoluta para la derecha, frente a los 4 ediles que obtendría el PSOE y los cuatro de En Marea. El BNG, de repetirse estos mismos resultados en unos comicios locales, se quedaría sin representación en Betanzos.

Abstención
En la actualidad, los socialistas están al frente del consistorio con siete concejales, una situación de minoría, con apoyos puntuales de la marea, que obtuvo dos actas en 2015, y del único edil de Compromiso por Galicia (CxG), que en las Generales del 26-J defendió las tesis y la candidatura de En Marea-Podemos.
El primer edil betanceiro también llamó la atención sobre la abstención, sobre todo la del conjunto de España. En la capital mriñana también se registró una sbida, puesto que superó el 28%, casi cuatro puntos por encima de la registrada el 20D. También se incrementaron los votos en blanco, poco más de medio centenar (0,71%).

El PP vence, el PSOE resiste y En Marea y el BNG caen en la “Magic Town”