Rivera se ofrece a negociar un pacto de gobierno siempre que “los sillones” no sean la prioridad

Albert Rivera aseguró que trabajará para cambiar la ley electoral javier barbancho
|

La mayor caída con respecto a los comicios de diciembre (de ocho escaños) fue la experimentada por Ciudadanos. El líder de C’s, Albert Rivera, fue el tercero de los grandes candidatos en comparecer y en su discurso reconoció el fracaso y tendió la mano al Partido Popular y al PSOE para llegar a un pacto gubernamental.
Para el candidato de Ciudadanos al Gobierno, Albert Rivera, después del batacazo de anoche es momento de ponerse a trabajar. Apenas sin tiempo de valorar lo sucedido, el político aseguró: “Quiero decir al PP y al PSOE que estamos dispuestos a sentarnos en una mesa desde mañana para intentar llegar a un acuerdo”. Pero para ello puso una condición muy clara: “No podemos poner los sillones por delante de los ciudadanos”.
Rivera puntualizó que si los personalismos van primero, su partido estará “esperando en la oposición” para pelear por el cambio. A este respecto resaltó que no han venido a conformarse”. “Estoy orgulloso de pertenecer a un partido de incorformistas, que no se conforman con que haya más corruptos que profesores o médicos, con que los autónomos tengan que cerrar la persiana...”, dijo, pues “España se merece mucho más”.
El representante de la formación naranja afirmó que su voto “va a ser útil” para que el país experimente cambios, empezando por el de dentro de casa. De hecho, fue el único de los cuatro grandes candidatos que hizo autocrítica de forma directa.
Una vez enviado un mensaje de felicitación a Rajoy, Rivera resaltó que habrá que buscar las razones de por qué muchos de los electores que lo apoyaron en diciembre se quedaron en casa en esta nueva cita con las urnas. Es más, lamentó la baja participación a nivel global.
“Yo no voy a hacer como otros líderes políticos haciendo ver que estamos muy satisfechos bajando solo nueve décimas”, apostilló, explicando que pretendían más de esos 32 escaños. “Queremos seguir creciendo porque a pesar de la polarización, tres millones de españoles han dicho que el centro existe y que viene a quedarse”, advirtió.
En este sentido denunció lo injusto de la ley electoral citando casos concretos y advirtió que lucharán por “cambiarla”. En su opinión, es “evidente que no podemos ir a otras elecciones con una ley que hace ciudadanos de primera y de segunda”. El objetivo será tejer una nueva normativa según la cual “todos los votantes valgan igual”.
Lo ve totalmente necesario para “regenerar la vida pública y no cambiar a peor”, dado que es fundamental para lograr la “estabilidad política” deseada.

pelea muy difícil
En el primer balance del partido, realizado en torno a las 21.00 horas, el director de campaña y vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, asumía que las “cosas están complicadas” para su formación.
“Todos sabíamos que iban a ser unas elecciones complicadas y creo que hemos peleado”, subrayó sin ningún tipo de cortapisas.
A su juicio, se toparon con “dos datos en contra de los intereses” que fueron la baja participación y el reparto de escaños. No obstante, a esas horas Villegas decía estar esperanzado en que la participación mejorase a última hora para, entre otras cosas, “luchar contra esta ley electoral” en la vertiente que afecta a los repartos, algo que no ocurrió.
Respecto a una posible coalición de derechas a la espera de que se iniciase el escrutinio, los líderes de Ciudadanos no rechazaban de forma contundente un acuerdo con el Partido Popular.
Rivera, que acudió a votar al Colegio Santa Marta de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) poco después de las 10.30 horas para, posteriormente, trasladarse a la sede de su partido en Madrid donde compareció ante los medios. n

Rivera se ofrece a negociar un pacto de gobierno siempre que “los sillones” no sean la prioridad