Reportaje | Cuando televisan la final es la de la “League of Legends”

El Ideal Gallego-2018-11-28-036-567a8c4d
|

Es el primero de su raza que abre en A Coruña. Sector 7 no es un bar normal. Es un gaming bar, donde se consumen videojuegos y Sloppy Joe con cerveza. La receta estrella del local consiste en asar un lacón durante ocho horas, desmenuzarlo y hacerlo bocadillo. Bien empapado el pan con su salsita o con la opción de darle un toque barbacoa al asunto, la novedad gusta tanto como manejar el mando en pandilla y en una semana que llevan abiertos en el número 27 de Rubine, los adeptos al videojuego preguntan cuándo encenderán el horno. 

Sin duda, están de enhorabuena porque aquí tienen un punto de encuentro donde opinar sobre los nuevos productos del mercado, batirse en duelo con un desconocido o hacer un selfi con el R2D2 que hay en la entrada. 

Cuando en Sector 7 se habla de que televisarán la final, no es otra que la de “League of Legends”, que “ya supera en seguidores a los que siguen los playoffs de la NBA”.

José Luis Macía está al frente del negocio. El empresario tiene callo en esto de organizar cruzadas a favor de la ficción. Pilota el Hobbycon desde hace años y esa experiencia la vuelca ahora a un gaming bar donde no entra ni el fútbol ni Maluma.

Todo lo demás tiene cobijo al otro lado de la barra: “Alguien tenía que hacerlo y tenía que ser alguien que supiera de este rollo con material para empezar”. 

En esta caso, José Luis ya tenía los videoconsolas y las televisiones, también algún que otro atrezo que hoy saluda al cliente. Entre el mobiliario, se cuela Han Solo y Darth Vader. El maestro Yoda da el pase para el baño junto a un soldado de asalto y en el mostrador descansa un martillo de Thor y un guante de “Infinity War”. A un lado también se puede ver el escudo de “Capitán América” y sobre la pared, hay vinilos de Marbel, “que es un friquismo mío”. Su debilidad, junto a todo un universo que se mueve si lo accionas. En este local hasta las sillas son específicas para aguantar horas frente a la pantalla sin que la espalda se resienta: “Estamos abiertos desde las 09.00 hasta las 23.30 horas, y los fines de semana más”. Dice José Luis que en estos primeros días, las cinco es la hora de los adolescentes que se reúnen para echar unas partidas al Fortnite al que entran con clave si es que tienen extras. Así son más apetitosos. Ya a las siete, aparece otro perfil que roza los 30. Estos se van más a los retros: “Los hay que juegan al Super Mario”. 

La hora se cotiza a dos euros, pero hay consolas disponibles en las mesas donde se puede jugar gratis. En la tele, ponen twich.tv, una especie de Youtube de videojuegos y entre los objetivos está crear una liga entre los otros bares gallegos. De momento, hay dos en Vigo y uno en Santiago.

Reportaje | Cuando televisan la final es la de la “League of Legends”