Toque de atención para no jugar con fuego

El Ideal Gallego-2014-09-30-011-c288d33f
|

Una estampa impactante, la de la plaza de María Pita envuelta en llamas, sirvió al Ayuntamiento para iniciar ayer la que es la novena edición de su semana de prevención de incendios, que impulsa la Fundación Mapfre y que este año se dedica a los fuegos en el hogar y en el trabajo. Se trata de una campaña educativa y de sensibilización que tiene como finalidad trasladar a los ciudadanos la información que les permita evitar situaciones de riesgo, o afrontarlas en las mejores condiciones, en caso de verse envueltos en ellas. Todo, en resumen, para transmitir las principales pautas de prevención y las claves para disminuir las consecuencias.
En el simulacro participaron los miembros del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de A Coruña, en colaboración con la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos. Con sus mangueras deplegadas, los expertos enfrentaron un buen número de focos que se propagaban por el entorno del palacio consistorial, haciendo gala de su dotes de coordinación.

A los Rosales
Como ayer señalaba el teniente de alcalde de Seguridad, Julio Flores, este evento se desplaza cada año a un barrio de la ciudad para abordar distintos aspectos de la prevención de incendios en centros escolares, centros de trabajo, comunidades de vecinos, escuelas infantiles, centros de la tercera edad, centros de discapacitados o, como en esta ocasión, los locales de hostelería. En esta edición, la actividad se traslada al barrio de Los Rosales, donde se instalarán carpas informativas (en la plaza Elíptica). Miembros del SEIS estarán a disposición del público para dar transmitir a vecinos y visitantes cómo reconocer, identificar y prevenir un incendio en hogares o centros de trabajo.
El concejal de Seguridad Ciudadana recordó durante el acto de ayer que la prevención es “uno de los pilares fundamentales” del SEIS del Ayuntamiento, y destacó que el año pasado se destinaron a este fin más de 4.000 horas a tareas preventivas, más del doble que en 2012.
Una muestra de ese trabajo acumulado la pudo apreciar quien pasó por María Pita a media mañana de ayer, no sin antes sufrir por un momento el impacto de las llamas, el humo y las sirenas en pleno corazón de la ciudad. n

Toque de atención para no jugar con fuego