La comisión de Justicia Social abre otra brecha entre el PSOE y el alcalde

15 septiembre 2015 A Coruña.- El pleno rechaza modificar un crédito al romperse el pacto de PSOE y Marea
|

La actitud del grupo municipal socialista ha conseguido irritar al alcalde, Xulio Ferreiro, que considera que sus concejales se están extralimitando a la hora de impulsar por su cuenta la comisión de Justicia Social. 
Ferreiro les recordó ayer que su labor como partido en la oposición se limita a actividades como votar en los plenos, presentar mociones y controlar la labor del gobierno local. “Se queren gobernar, que gañen as eleccións”, sentenció.
El alcalde estaba visiblemente molesto por la actitud del grupo socialista, que había anunciado el día anterior que una de sus concejalas, Silvia Longueira, tenía intención de convocar dicha comisión para poner en marcha los planes de rescate social aprobados en el pleno del lunes y que incluyen medidas como ayudas al pago de las facturas del gas, el agua y la luz. Pero como recordó Ferreiro, esa tarea corresponde al junta de gobierno. 
No se trata un problema de fondo, sino de forma. Ambos partidos políticos incluyeron en un lugar muy relevante de sus programas las ayudas de emergencia social para los ciudadanos afectados por la crisis. 
Sin embargo, Longueira trató de tomar la iniciativa el día anterior tras considerar que el respaldo de la Marea Atlántica a su moción del lunes “supone un reconocimiento de la gravedad de la situación y la voluntad común de que es necesaria una respuesta urgente”. 
Pero Ferreiro recordó que su Gobierno ya ha puesto en marchas medidas de carácter social ­­como la renta social municipal y que prepara otras medidas: “Xustamente por iso, non é necesario que ninguén convoque unha comisión para falar de política social. Temos as nosas ideas e as nosas políticas moi claras”.

en minoría
Estos encontronazos afectan a al gobernabilidad porque la Marea Atlántica se halla en minoría, con el mismo número de concejales (10) que el PP, el principal partido de la oposición, así que debe apoyarse en los seis concejales del PSOE, puesto que la única edil del BNG es insuficiente para sacar mayoría en los plenos. Sin embargo, el Gobierno local no pudo contar con su apoyo en varias ocasiones.
La más sonada fue la de la aprobación del modificativo de crédito que el Ayuntamiento necesita para poder hacer frente a los pagos. Los socialistas se negaron a apoyarles porque la Marea no había negociado el texto por anticipado antes de someterlo a votación.
 Ferreiro asume sus errores pero critica la actitud de la oposición. La semana pasada llamó a los demás partidos para concertar las citas necesarias para sacar adelante la aprobación de las ordenanzas fiscales. “E aínda non temos contestación”, recordó un exasperado primer edil.

La comisión de Justicia Social abre otra brecha entre el PSOE y el alcalde