Casi el 80% de los arrestos del 091 en lo que va de año se lograron por el apoyo ciudadano

Material incautado a un ladrón que asaltaba pequeños negocios
|

El martes, un coruñés de 37 años que presuntamente trataba de violentar la puerta de un bar de la avenida de Finisterre a la una de la madrugada fue sorprendido y detenido por la Policía Nacional. Las autoridades habían sido alertadas por un testigo, que oyó “unos golpes muy fuertes” y aunque el sospechoso trató de esconderse, no pudo evitar el arresto. Se trata de una escena que se repite: casi el 80% de las 44 detenciones de la Policía Nacional en A Coruña que han trascendido se hicieron gracias a la llamada de un testigo, lo que permitió que se le atrapara in fraganti en la mayoría de los casos.

Las propias autoridades reconocen este hecho, por eso ayer, desde la Jefatura Superior de Galicia, volvieron a hacer un llamamiento a la ciudadanía para que llame al 091 a la menor sospecha: “En algunas ocasiones los ciudadanos observamos a personas extrañas que se encuentran en el vecindario o merodeando . Oímos ruidos raros o somos testigos de actividades poco comunes de vehículos”.

Esa es precisamente, la información que requiere la Policía Nacional, que enseguida envía a un coche patrulla para comprobar las sospechas. El año pasado la sala del 091 recibió una media de más de 800 llamadas al mes. “Ha habido llamadas que han iniciado operativos muy importantes. Si no hay nada pues se comprueba y punto”, señalan. Existe cierto recelo a telefonear, no solo porque no se está seguro de si se está cometiendo un delito, sino porque el ciudadano no quiere que se registre su llamada.

Robos con fuerza
La mayoría de las detenciones practicadas (cerca del 50) son de robos con fuerza nocturnos, que se ha convertido en uno de los delitos más comunes en la ciudad desde el verano pasado: los delincuentes apalancan la entrada de un pequeño negocio durante la madrugada y se llevan el dinero de la caja registradora (a veces, la caja entera) y cualquier objeto de valor. Muchos de ellos han sido detenidos gracias a las llamadas de los vecinos, alertados por el ruido, y a un dispositivo especial formado por agentes de paisano que se desplaza a toda velocidad cuando recibe el aviso.

“El patrullaje uniformado proporciona seguridad objetiva pero no mejora la prevención de los robos”, insisten desde la Policía Nacional, que considera que su dispositivo nocturno de prevención está siendo un éxito por los arrestos in fraganti.

Casi el 80% de los arrestos del 091 en lo que va de año se lograron por el apoyo ciudadano