Arde en Vilagarcía un bus escolar con 46 niños y cinco adultos, que resultan ilesos

Copia de El Ideal Gallego-2014-06-06-031-6daa2f68
|

Un autobús en el que viajaba 46 escolares de 3 y 4 años y cuatro profesores del colegio Sagrada Familia se incendió ayer en pleno vial al Puerto a su paso por Rubiáns sin que hubiera que lamentar ningún tipo de daño personal. El vehículo quedó completamente calcinado pero la capacidad de reacción del conductor y de los docentes evitó que el suceso se convirtiese en una auténtica tragedia.
Fue a las 13:55 horas de la mañana cuando en el parque de Bomberos de Vilagarcía recibieron una llamada alertando de que había un autobús en llamas en la N640, en las proximidades de la salida del Hospital do Salnés. Hasta allí se desplazarone fectivos de este servicio así como de las Emerxencias y Protección Civil, de la Policía Local y de la Guardia Civil.
Un amplio operativo que sin embargo no fue necesario a la hora de evacuar a los pasajeros. De ello se encargaron el conductor del autobús, con amplia experiencia en el sector, y los profesores.
Entre los cinco, desataron a los niños, que llevaban puestos el cinturón de seguridad, y los sacaron del autobús. “El último en salir fue un profesor”, aseguraba uno de los testigos.
Los niños y sus profesores venían de una excursión al Zoo de Vigo y una vez que llegaron los efectivos de emergencia fueron dirigidos a una zona de viviendas donde permanecieron a la espera de que llegase otro autocar para llevarlos al recinto de las Filipenses, donde los esperaban sus preocupados padres.

avería en el motor
Las causas del accidente todavía están siendo investigadas aunque las primeras hipótesis apuntan a una avería en el motor que se recalentó. Cuando los Bomberos llegaron al punto, ya estaba prácticamente quemado la mitad del autobús, que quedó completamente inservible.
Maisa Pereira, la responsable de la empresa del vehículo, Autobuses Pereira, deja claro, ante algunas de las críticas que escuchó, que los bomberos no salieron con retraso.
“Vinieron en cuanto se les avisó, pero la llamada se demoró porque lo prioritario era evacuar a los niños”, asegura Pereira, que se muestra muy orgullosa de la labor de su conductor, Enrique, un hombre que lleva desde 2009 en la empresa y que ayer mismo cumplía 46 años. “Vaya día se llevó el pobre”. La empresaria asegura que ella misma quedó conmocionada cuando vio las primeras fotografías que circularon por wassap y en las que se veía un autobús envuelto en llamas. “Cabe aclarar que cuando los niños salieron no había fuego, había humo”, destaca Maisa Pereira, que añade que “tardamos algo más de tiempo en llevar a los niños en otro autobús porque necesitábamos uno con capacidad para todos. A mí la recta de Rubiáns se me hizo eterna”.

Arde en Vilagarcía un bus escolar con 46 niños y cinco adultos, que resultan ilesos