No son los recuerdos de un “resort”

|

El Ideal Gallego-2011-05-26-014-28b64f5bsesión de fotos > La expedición “Destino al Desierto”, que cada año realizan un grupo de coruñeses, fue presentada ayer en imágenes en la Autoridad Portuaria

c.r. > A CORUÑA
  Manuel Ferro y tres amigos invitaron ayer a todos sus compañeros de trabajo a ver las fotografías de sus vacaciones, y aunque este plan en muchos casos no es muy apetecible para el que se queda en el sofá ojeando imágenes que le son ajenas, esta vez la implicación del observador fue mayor. El porqué es que el viaje por Marruecos de este administrativo de la Autoridad Portuaria no era una excursión turística sino humanitaria en la que colaboraron muchos de sus compañeros. Así, el objetivo de la presentación de ayer era demostrar que todo el material donado había llegado a su destino.
La de este curso fue la cuarta expedición que realiza Ferro por el Sáhara y de ahí el nombre de la organización que han creado, “Destino al Desierto”. Todo surgió como una aventura entre amigos que se repitió cada año, pero llevando productos de todo tipo para los pueblos por los que pasan. Cada uno de los todoterrenos que llevan y con los que recorren unos 6.000 kilómetros por tierras marroquíes van llenos de ropa, especialmente infantil, material escolar, comida y medicinas, que en su última expedición fueron proporcionadas por la Autoridad Portuaria.
Gracias a las fotografías realizadas durante su viaje de diez días, los que lo desearon pudieron conocer ayer el trabajo que desenvuelve Ferro en África, durante sus vacaciones. Y es que esta expedición la realizan en su tiempo libre y es financiada, en su mayoría, de su propio bolsillo. Según el portavoz de estos aventureros coruñeses, cada uno de los coches –en el último viaje llevaron dos vehículos desde A Coruña y otros tres desde Andalucía, donde se unen con otros seis amigos– consume unos 800 euros en gasoil, a lo que hay que sumar el coste del ferry y su hospedaje en Marruecos. “Cada tres cogemos un albergue para ducharnos”, advierte Ferro, que ayer contó este tipo de curiosidades en la sede del Puerto.

No son los recuerdos de un “resort”