La Xunta pide a Alcoa y al comité que no “compliquen más las cosas”

Un trabajador de Alcoa lanza un elemento a una barricada durante una jornada de protestas | aec
|

El vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, pidió ayer a Alcoa y al comité de empresa de la planta de San Cibrao (Lugo) no “complicar más las cosas” y confió en que la compañía “se siente a negociar” la venta.

En una visita al Centro de Estudios Superiores Universitarios de Galicia (Cesuga) con motivo de la segunda reunión del Consejo Asesor, Conde indicó, que tanto la Xunta como el Ministerio de Industria esperan que la multinacional “retome la situación” que había el 27 de septiembre.

 

Identificar las vías

A partir de ahí, dijo, se debe trabajar para “identificar cuáles son las vías” que pueden permitir la venta de Alcoa a la SEPI, con el fin de “dar una continuidad” a la industria en Cervo.

“Estamos actuando con transparencia y lo único que entendemos es que de una forma inmediata la empresa pueda dar ese paso”, sostuvo Conde, que insistió en la necesidad de retomar la mesa de negociación.

Asimismo, el conselleiro apuntó que escucharán y atenderán “los planteamientos” que tengan el comité de empresa y los trabajadores.

Se pronunció así después de que ayer la representación social plantease una contrapropuesta a Alcoa para la venta conjunta de las plantas de alúmina y aluminio que la empresa consideró que  “difiere muy sustancialmente de lo acordado previamente”.

Las conversaciones se encuentran estancadas de esta forma sin que el comité haya suspendido de momento la huelga que mantiene desde hace más de tres meses, suspensión que para Alcoa es condición para sentarse a negociar la venta a través de la sociedad estatal de participaciones industriales (SEPI).

También, añadía la propuesta que el “proceso de negociación” para la venta del complejo industrial de San Cibrao debía de ser “abordado” por Alcoa “en términos comerciales y sociales razonables”, diferentes a los que dieron lugar a la “venta fallida”.

“Alcoa siempre ha estado abierta al diálogo tanto con los representantes de los trabajadores como con los representantes institucionales, actuando de buena fe y mantiene su compromiso de asegurar el mejor resultado posible para ambas partes”, señala el presidente, Álvaro Dorado, en una comunicación remitida a la plantilla después del breve encuentro de esta jornada.

Por su parte, el comité planteaba la opción de acudir a la mediación o al arbitraje en el caso de que su contrapropuesta no fuera asumida por la dirección. De momento no hay nueva fecha para que ambas partes vuelvan a

sentarse.

La Xunta pide a Alcoa y al comité que no “compliquen más las cosas”