El trucaje de los motores de Volkswagen se extiende a los vehículos de gasolina

A logo of Audi is pictured next to flags with logos of VW at a car shop in Bad Honnef near Bonn, Germany, November 4, 2015. Investors wiped another 3 billion euros off Volkswagen's market value on Wednesday after it said it had understated the fuel consum
|

El ministro de Transportes de Alemania, Alexander Dobrindt, aseguró que 98.000 vehículos de gasolina están afectados por las nuevas irregularidades en la medición de emisiones de dióxido de carbono (CO2) detectadas por el consorcio automovilístico Volkswagen.
“Hoy nos han comunicado que entre los vehículos afectados se encuentran 98.000 vehículos de gasolina”, explicó el titular germano de Transportes en el Parlamento de Alemania.
Estas declaraciones de Dobrindt se producen después de que el grupo Volkswagen anunciara el martes que otros 800.000 vehículos podrían haber sufrido irregularidades relacionadas con la medición de emisiones de CO2. La marca Seat está entre esos 800.000 vehículos, según un portavoz de la automovilística de Martorell.
La empresa alemana cifra en unos 2.000 millones de euros el “riesgo económico” asociado a estos nuevos hallazgos, que se han detectado a raíz de unas investigaciones internas llevadas a cabo por la empresa y que hacen alusión a “inconsistencias inexplicables”. Al mismo tiempo, explicó que aproximadamente un cuarto del total de 800.000 vehículos afectados por las mediciones de CO2 circulan por las carreteras en Alemania. “De los 800.000 vehículos con falsas emisiones de CO2 y valores de consumos, cerca de 200.000 están en las carreteras de Alemania”, añadió.
Por su parte, la Comisión Europea instó a Volkswagen a acelerar sus investigaciones internas y aclarar si también manipuló las emisiones de dióxido de carbono. Mientras, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) reclamó al Ministerio de Industria, Energía y Turismo y a las autoridades europeas la realización de auditorías para esclarecer todo lo ocurrido con la manipulación de emisiones por parte de Volkswagen.
La compañía de prestación de servicios de asistencia jurídica Legálitas recomendó a los afectados por el caso del software que altera las emisiones de algunos modelos del grupo Volkswagen que no reparen su vehículo, ya que acceder a dicha operación podría condicionar la reclamación de los derechos. La empresa, que ha recibido más de 3.000 consultas por este caso, resaltó la importancia de no reparar los coches afectados por este software, “a pesar de que la marca pudiera llegar a insistir en hacerlo”.
Por otro lado, la agencia de calificación crediticia Moody’s rebajó de A2 a A3 el rating a Volkswagen, al que mantiene en perspectiva negativa.
Además, las acciones del grupo automovilístico registraron una caída del 9,5% al cierre de la cotización de ayer en la Bolsa de Frankfurt.

El trucaje de los motores de Volkswagen se extiende a los vehículos de gasolina