La víctima de La Manada rompe su silencio: “No os quedéis callados”

Manifestación que tuvo lugar en Córdoba la semana pasada en protesta por la puesta en libertad bajo fianza de los cinco miembros de La Manada | efe
|

La víctima de La Manada, como se conoce a los cinco condenados por abusos sexuales a una joven madrileña en los sanfermines de 2016, decidió romper su silencio y mandó una carta a “El Programa de Ana Rosa”, en la que anima a denunciar los casos de violación y no quedarse callados.
“No os quedéis callados porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar a ellos”, recoge la misiva, que adelantó el programa. Son las primeras palabras de la joven que, desde que se diera a conocer el caso, no se había pronunciado y que decidió enviar un escrito pocos días después de que los condenados a nueve años de cárcel hayan quedado en libertad.
“Gracias por no dejarme estar sola, por creerme, hermanas”, dice la víctima. En el comunicado, que comienza con el encabezado “De víctima a superviviente y de ahí a mujer valiente”, la joven explica que no escribió estas palabras para contar su “vivencia” o su “versión” sino que es una “carta de agradecimiento” y empieza por sus padres, que sacaron “fuerzas” de donde no las tenían.
Es en la parte final del escrito donde la joven hace un llamamiento a no “bromear” con el tema de las violaciones. “Igual que estamos mentalizados y no bromeamos con las enfermedades, no podemos bromear con la violación. Es indecente y está en nuestras manos cambiarlo”, destaca la chica.
Tras esto, pide “por favor”, a cualquiera que haya podido ser víctima de una violación que “por mucho” que se piensen que no le van a creer, denuncie. “Por favor, solo pido que por mucho que penséis que no os van a creer, denunciéis”, dice la víctima, quien admite que “todo el camino que hay que recorrer no es plato de buen gusto” pero que se pregunta qué hubiera pasado si ella no hubiera denunciado.
“Está muy bien condenar los hechos pero todos tenemos que ser partícipe del cambio”, señala, al tiempo que añade que “personalmente si su caso “removió la conciencia de alguna persona o dado fuerzas a otras a luchar”, ella se da por satisfecha”. “Para todas esas mujeres, hombres y niños que estéis pasando por algo parecido, se puede salir”, prosigue la joven, quien continúa con su mensaje diciéndoles que aunque piensen que no tienen “fuerza para luchar”, se sorprenderían al saber “la fuerza que tienen los seres humanos”.
La primera parte del escrito está repleta de palabras de agradecimiento. Primero, se dirige a su padre y su madre, a los que les da las gracias por sacar fuerzas de donde no tenían y dárselas a ella. También da las gracias a sus tíos, abuelos y primos, por hacerle ver en que “en esto se basa una familia, siempre, pase lo que pase”.
Por otro lado, los cinco miembros de La Manada acudieron ayer a la sede de los Juzgados de Sevilla para cumplir con su obligación de firmar semanalmente una vez que fueron puestos en libertad provisional bajo fianza el viernes, algo que ya hicieron por primera vez el pasado lunes.
Los condenados se encuentran en Sevilla desde el sábado después de que abandonaran un día antes los centros penitenciarios en los que se encontraban.

La víctima de La Manada rompe su silencio: “No os quedéis callados”