Noriega apela a su “libertad de expresión” ante la posible denuncia de la Unión Federal de Policía

Un momento de la protesta del sábado en la que los manifestantes intentaron okupar el antiguo Peleteiro | lavandeira jr. (efe)
|

El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, apeló ayer a la “libertad de expresión” ante el comunicado remitido por la Unión Federal de Policía, en el que indicaba que estudiaba emprender medidas legales por las declaraciones del primer edil por la actuación policial durante las manifestaciones por el desalojo de un edificio ocupado en el centro de la ciudad.


Además, en declaraciones a los medios, Noriega sostuvo que el citado sindicato supone una “muy baja representatividad en el cuerpo de Policía”. En la misma línea, el regidor santiagués recordó que él ya fue denunciado por mostrar sus opiniones, en una demanda realizada por un medio de comunicación pero que fue archivada por la Fiscalía.
De este modo, el regidor lamentó que este tipo de denuncias hacen que uno se preocupe por “cómo cotiza la libertad de expresión en estos momentos”.


Por ello, se mostró tranquilo e insistió en que “si quieren explorar la vía judicial, que la exploren”. El alcalde se mantuvo en la línea que defendió en pasados días, y reiteró que la situación, que derivó en cargas policiales durante las protestas, se podría haber evitado, y por ello basa sus declaraciones en “la búsqueda de la centralidad de la ciudad” y de la “responsabilidad”, lejos del uso partidista que, por ejemplo el PP, dijo, hizo de las instituciones.

En Marea
Por su parte, el portavoz de En Marea, Luís Villares, lanzó una “llamada de atención” para pedir respeto al derecho a la manifestación y advirtió de que las actuaciones policiales “no pueden ser abusivas, desproporcionadas ni carentes de sentido”, en alusión a los incidentes tras el desalojo.


El líder de En Marea pidió a todos “sentido común” tras precisar que “no se pueden utilizar ante una manifestación con resistencia neta eminentemente pacífica” medios que “pongan en peligro la integridad” de la persona para “salvaguardar” un bien inferior, como es la propiedad.


“La Policía está para garantizar derechos fundamentales y preservar bienes valiosos y el primer derecho fundamental es el derecho a manifestación y libre expresión. No debe buscarse la criminalización de las personas que defienden esas ideas”, apostilló el magistrado en excedencia, quien recordó que el papel de las fuerzas de seguridad es “garantizar salvaguarda de bienes y derechos fundamentales”.


En respuesta a la Unión Federal de Policía y a su intención de emprender acciones legales contra el alcalde de Santiago, opinó que “lo que no se puede hacer para salvaguardar” un bien de valor inferior, es que “se ponga en peligro la vida o integridad física de las personas”. “Las actuaciones policiales no pueden ser abusivas, desproporcionadas ni carentes de sentido respecto a lo que se pretende proteger”, insistió Villares, quien hizo un llamamiento al “sentido común” para evitar este tipo de incidentes.

Moción
Además, preguntado por el episodio vivido por el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, quien fue “pillado” en el Congreso jugando con su tableta durante el discurso de Irene Montero, replicó que se trata de un hecho “secundario”.


“Lo principal y preocupante es que el presidente del Gobierno, en un lapso, diga lo que realmente piensa: que lo peor, mejor”, ironizó Villares, quien defendió la actuación de Unidos Podemos durante toda la sesión contra la corrupción. “Hay que celebrar que hubiera una alternativa”, zanjó.

Noriega apela a su “libertad de expresión” ante la posible denuncia de la Unión Federal de Policía