Rajoy y Merkel analizan la crisis migratoria al inicio de su cumbre

-FOTODELDIA- GRA217. MESEBERG (ALEMANIA), 31/08/2015.- El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy conversa con la cancillera alemana Angela Merkel en el castillo de Meseberg (Alemanía) en las cercanías de Berlín, al inic

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la canciller alemana, Angela Merkel, iniciaron ayer su cumbre de dos días con una conversación en la que hablaron, entre otros asuntos, de la crisis migratoria que sufre Europa.
Si hace un año Merkel fue invitada por Rajoy a recorrer en Galicia parte del Camino, la canciller ha devuelto la invitación al jefe del Gobierno citándole el último día de agosto en el castillo de Meseberg, situado a casi 70 kilómetros de Berlín.
Un lugar que el Gobierno germano tiene destinado a casa de huéspedes de destacados dirigentes internacionales y cercano al lago Huwenow, con un perímetro de seis kilómetros que recorrieron los dos jefes de gobierno durante algo más de una hora.
Rajoy llegó a Berlín en un avión de la Fuerza Aérea y desde allí se trasladó en coche al castillo de Meseberg, donde la canciller había llegado en helicóptero.
Tras un primer saludo, ambos cambiaron su indumentaria para dar ese paseo de algo más de una hora en torno al lago en el que, según fuentes del Gobierno español, hablaron “de todo”.
Entre otros, de la crisis migratoria en la Unión Europea (UE), una cuestión ante la que los periodistas preguntaron a Rajoy, mientras posaba con Merkel al inicio de su paseo, si España estaría dispuesta a aceptar cuotas obligatorias de refugiados.
Horas antes, en rueda de prensa, Merkel avanzó que el plan conjunto que Alemania y Francia presentarán a sus socios en los próximos días para hacer frente a este problema migratorio incluirá cuotas entre los países de la UE.
Añadió que el plan de Berlín y París está en gran medida “consensuado” e incluye un reparto justo, teniendo en cuenta el volumen de la población de cada país y su fortaleza económica.
España sigue defendiendo una solución integral de la UE al problema de los asilados y recalcando la necesidad de cooperar con los países origen y tránsito de estas personas.
Rajoy y Merkel, tras su paseo en torno al lago, tomaron unas cervezas en un bar situado junto al castillo de Meseberg y el presidente del Gobierno colgó en su cuenta de Twitter varias fotos junto a un comentario el que calificó de agradable el recorrido junto a la canciller y señaló que después tocaba “reponer fuerzas”.
Por otro lado, el Gobierno francés anunció la construcción de un nuevo campamento humanitario en Calais, con la intención de ofrecer una acogida digna a los miles de inmigrantes que se congregan a las afueras de esa localidad gala a la espera de cruzar al Reino Unido.
Ese nuevo centro, con una capacidad para 1.500 personas, se levantará de aquí a principios de año en la llamada “jungla” de Calais, donde conviven entre 3.500 y 4.000 sin papeles, en su mayoría sudaneses, eritreos, sirios y afganos.
Un total de 120 grandes tiendas, con espacio para unas doce personas cada una, sustituirán en parte a las chabolas improvisadas del actual campamento, cuyo número de habitantes no superaba hace un año los 400.
La Comisión Europea (CE), según indicó en conferencia de prensa su vicepresidente, Frans Timmermans, otorgará a Francia cinco millones para financiarlo, que se suman a los 3,8 destinados en 2014, y que costearán el transporte de los demandantes de asilo a otros puntos del país.

Rajoy y Merkel analizan la crisis migratoria al inicio de su cumbre

Te puede interesar