El 66% de los locales de la Ciudad Vieja aptos para abrir una tienda están libres

la asociaciã³n de empresarios pide que, al menos, los pã¡rking den servicio a todo un edificio susy suã¡rez
|

El Plan Especial de Protección y Reforma Interior de la Ciudad Vieja y Pescadería (Pepri) se dejó por el camino decenas de edificios de la Ciudad Vieja sin contabilizar y que quedan, por tanto, fuera de ordenación. Sin embargo, tan solo los sumados en el documento dan una muestra de que el tejido comercial del barrio es el peor de toda la ciudad. Según estima la Asociación de Comerciantes, en la actualidad hay “sobre 120 locales con actividad comercial”, si bien el 66% de todos los existentes y que podrían albergar un negocio no tienen inquilino. En la actualidad, y pese a varias aperturas puntuales que se producirán en las próximas semanas, no parece que la situación vaya a mejorar.
Una revisión exhaustiva del Pepri demuestra que en Capitán Troncoso, la calle de la Sinagoga, Puerta dos aires, Zapatería o Cortaduría, entre otras muchas, los edificios tienen la mayor parte de los bajos desocupados. El equipo redactor del plan contempla dos supuestos: que el espacio esté sin alquilar o que ni tan siquiera se haya puesto en el mercado.
Además, aquellos inmuebles que sí tienen establecimientos comerciales, de hostelería o de otro tipo en las plantas bajas responden en su mayoría a contratos de arrendamiento de hace décadas.
En este sentido, el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca), Adolfo López, insiste en que “hay muchísimos espacios vacíos, son como el doble de los que están abiertos”, algo que comentó en la última reunión de comercio. Entre los que trabajan a pleno rendimiento cuenta comercios, hostelería y despachos de profesionales liberales como arquitectos o abogados. Pero si ya es complejo que en estos momentos haya emprendedores como estos que se atrevan a embarcarse en la aventura de ser comerciante, el problema se agrava porque cada vez hay menos espacios disponibles aunque estos no estén ocupados.
De hecho, el Colectivo 15001 –que agrupa a empresarios y vecinos– se plantea realizar a largo plazo un censo de locales vacíos para potenciar su ocupación ejerciendo de mediadores entre propietarios y emprendedores.

adiós al afecto llamada
Por su parte, López aclara que la aparente contradicción se debe a que se está permitiendo que cada vez que se rehabilita un edificio antiguo “se creen garajes en los bajos por lo que se elimina el local comercial”. De esta manera hay menos espacio para implantarse y cuantos menos negocios haya más se reduce el efecto llamada para empresarios y, por supuesto, para clientes.
Así lo ven desde Aceca, que no está en contra de los garajes a nivel estricto porque otra de sus grandes luchas va hacia la supresión del tráfico rodado y de la permisividad con el estacionamiento. “Esto es un garaje ilegal en todas las calles y eso está impidiendo el desarrollo comercial”, critica el presidente, que considera muy molesto que los turismos impidan la visibilidad de los escaparates e, incluso, la entrada en las tiendas y bares.
Por ello reivindica que se permitan los párking privados siempre y cuando den servicio a todos los residentes en un edificio y, al menos, se reduzca la ocupación callejera. n

El 66% de los locales de la Ciudad Vieja aptos para abrir una tienda están libres