La Caixa alcanza un acuerdo con los vecinos de la Marina y cancela la subasta

tras el acuerdo alcanzado ayer, las pancartas fueron retiradas de la fachada del edificio
|

Podría ser el capítulo definitivo, pero tratándose del número 48 de la avenida de la Marina esa afirmación sería muy aventurada. Lo que sí parece, tal y como han reconocido tanto fuentes de los vecinos como voces autorizadas de La Caixa, es que el acuerdo, esta vez sí, puede materializarse en las próximas horas.

De hecho, en la mañana de ayer, los abogados tanto de unos como de otros se reunieron ante el anuncio del banco de sacar a subasta el edificio, una cita que tenía previsto celebrarse en los juzgados de Betanzos el próximo martes. Y en esta reunión, se alcanzó un “principio de acuerdo” que suspende, si nada se tuerce, la puja.

Según este consenso al que se llegó ayer, se firmará un preacuerdo –una declaración de intenciones que, según fuentes de la entidad financiera, será totalmente vinculante– entre las partes, donde se plasmarían las cantidades que cada residente en el edificio deberá pagar a La Caixa en concepto de hipoteca. Esta declaración contempla que todo el papeleo esté tramitado y firmado en el plazo de 45 días, ya que antes del martes no había tiempo material para tenerlo todo a punto. Así, cada uno de los vecinos regularizaría su situación en sus pisos a finales de marzo o principios de abril.

“Cuando hay voluntad entre las partes, es mucho más fácil y es lo que ha pasado hoy. La Caixa siempre ha tenido esa voluntad de llegar a un acuerdo”, afirman fuentes del banco.

 

condiciones

El acuerdo alcanzado ayer se regirá por las condiciones que los vecinos ya pactaran con el promotor en el momento de adquirir los pisos. Es decir, que el banco no aplicará ningún tipo de interés por los cinco años ya transcurridos desde entonces.

Especial es el caso de aquellos vecinos que se hicieron con viviendas a través del sistema de permutas, que ha provocado desencuentros a lo largo de las negociaciones que se han venido manteniendo en el último año.

Aunque las condiciones en este sentido no han trascendido, está claro que se han solventado las diferencias, que quedarán debidamente concretadas en un papel que se firmará el lunes.

 

cese de las protestas

Una vez que se confirmó el acuerdo al que se llegó ayer, se desconvocaron las movilizaciones que estaban previstas y que darían continuidad a la protesta del jueves por la tarde delante de la oficina de La Caixa en el centro urbano de Sada.

Para el mediodía de ayer se iba a repetir esta actuación, que igualmente querían reanudar el lunes. Pero todo eso, a petición del banco y tras fructificar las negociaciones, se ha cancelado.

Al igual que las pancartas que se habían colocado en el propio edificio, en las que se acusaba al banco de “robar” y “extorsionar”, que fueron retiradas también ayer.

Algunos de los vecinos se mostraban aliviados tras el acuerdo con La Caixa ya que, como aseguraron, lo han pasado “muy mal” estos días, desde que se rompiera hace algunas semanas el consenso.

La Caixa alcanza un acuerdo con los vecinos de la Marina y cancela la subasta