El Ejército egipcio acusa a hombres armados de iniciar los enfrentamientos

numerosos simpatizantes del depuesto presidente mohamed mursi gritan consignas durante una manifestación a las puertas de la mezquita rabaa al adawiya en el cairo, egipto efe/khaled elfiqi
|

El Ejército egipcio aseguró ayer que sus fuerzas sufrieron la madrugada del lunes el ataque de desconocidos armados que se lanzaron sobre el cuartel general de la Guardia Republicana, lo que motivó su respuesta y unos enfrentamientos en los que murieron 42 personas y unas 435 resultaron heridas.
En una rueda de prensa presidida por una enorme tensión, un portavoz del Ejército y otro de la Policía acusaron a un grupo desconocido de hombres armados de haber iniciado los enfrentamientos, y aseguraron haber repelido la agresión “de acuerdo con la ley”.
En la comparecencia, el portavoz militar, Ahmed Alí, presentó imágenes y vídeos que muestran supuestamente a hombres arrojando cócteles molotov y piedras a las fuerzas de seguridad.

provocaciones
Alí descalificó las “provocaciones” por parte de líderes islamistas, a quienes no identificó, para incitar a los manifestantes a atacar instalaciones del Estado.
“Un grupo armado atacó el perímetro del cuartel. El personal encargado de la seguridad fue atacado con munición real y balines, mientras otros trepaban sobre los muros para arrojar desde allí piedras, cócteles molotov, explosivos y material pesado”, señaló el portavoz Ahmed Alí. Los enfrentamientos derivados de ese asalto, según los militares, causaron la muerte de un oficial del Ejército y heridas a otros 32 soldados, que se suman al policía muerto y los cinco heridos anunciados previamente por el Ministerio del Interior.
Tanto el portavoz de las Fuerzas Armadas como el de la Policía vincularon la creciente violencia en El Cairo con los incidentes de los últimos días en la península del Sinaí, donde grupos “yihadistas” han lanzado ataques sobre las fuerzas de seguridad y sabotearon el domingo, el gasoducto que abastece de gas a Jordania.
Por su parte, los Hermanos Musulmanes habían denunciado que el ataque contra una protesta de islamistas en El Cairo, que causó decenas de muertos y heridos, fue una “masacre perpetrada por la Policía y el Ejército contra manifestantes pacíficos”.
La cofradía denunció la muerte de 42 personas, aunque considera que el número aumentará, y atribuyó la agresión al jefe del Ejército, Abdel Fatah al Sisi. Además, los Hermanos Musulmanes llamaron a los egipcios a una “intifada” contra el Ejército y las nuevas autoridades del país. n

El Ejército egipcio acusa a hombres armados de iniciar los enfrentamientos