Los coruñeses exigen al Gobierno central que desbloquee la entrada de refugiados

El Ideal Gallego-2017-03-05-051-9acc16a6
|

Cientos de personas se manifestaron en las principales ciudades gallegas para reclamar al Gobierno central que cumpla con sus compromisos de acogida de personas de refugiadas. Así, varios municipios gallegos –entre ellos el de A Coruña– se declararon “ciudad acogedora” para instar a la Administración central a desbloquear la entrada de refugiados en España.
Amnistía Internacional fue la encargada de convocar estas concentraciones, que tuvieron lugar simultáneamente en 60 puntos de la geografía española para denunciar que “de las 17.337 personas refugiadas” que hasta el pasado mes de septiembre se comprometieron a acoger los socios europeos “solo llegaron 1.411 hasta el momento” a España.
En Galicia, ciudadanos de las ciudades de A Coruña, Ribeira, Ourense, Vigo, Pontevedra, Lugo y Santiago salieron a la calle bajo el lema #InauguramosCidade para invitar a los ayuntamientos a “hacer públicas las cifras de acogida de personas refugiadas que pone a disposición del Gobierno central”.

cifras ridículas
“A pesar de las iniciativas ciudadanas y a pesar de que hay un grito social de solidaridad con las personas refugiadas, el Gobierno sigue con sus cifras ridículas”, indicó la portavoz de Amnistía Internacional Galicia, Margarita González.
Por otro lado, la primera teniente de alcalde y delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras, asistió al acto organizado por Amnistía Internacional, bajo el lema Ciudades Acogedoras #YoAcojo, en la plaza de Cibeles, donde pidió al Estado competencias para acoger y atender a los refugiados.
“Reclamamos competencias que nos permitan acoger, atender y proteger a todas y a todos los refugiados que lleguen a nuestra ciudad”, declaró Higueras, acompañada por el tercer teniente de alcalde y propulsor del Plan de Derechos Humanos del Ayuntamiento, Mauricio Valiente, y por la presidenta de Amnistía Internacional Madrid, Cecilia Denis.
Según el Ayuntamiento, “familias enteras” acudieron también a la convocatoria “a pintar sus huellas y escribir frases de apoyo en la alfombra amarilla que ha extendido en el suelo Amnistía Internacional”.
La capital, según Higueras, “está dispuesta y preparada para recibir a todos los refugiados que lleguen”, y es que la “capacidad de acoger no está limitada ni determinada por las políticas de asilo y refugio” de los gobiernos de la Unión Europea. “Estamos dispuestos a hacerlo”, recalcó.  
La Comisión Europea mantiene su preocupación por el ritmo lento con el que los Estados miembros están atendiendo a sus obligaciones con el programa para reubicar a 160.000 refugiados llegados a Italia y Grecia, pero no contemplará tomar medidas sancionadoras al menos hasta el próximo septiembre, cuando expira el plazo de dos años que se fijó al negociar el plan europeo de acogida.
“Si los Estados miembros fracasan a la hora de intensificar los esfuerzos en los próximos meses y no hay resultados tangibles de aquí a septiembre, la Comisión no dudará en hacer uso de sus poderes”, declaró esta semana el comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, al presentar el informe de progresos mensual.
El comisario informó de que ha remitido una carta a los ministros de Interior de la UE para recordarles sus compromisos y advertirles de que “tienen una cuenta pendiente” que no pueden dejar de pagar. Bruselas ha amagado en varias ocasiones con la posibilidad de iniciar expedientes sancionadores contra los gobiernos incumplidores, pero mantiene que su prioridad es convencerles por la vía política para que “cumplan con sus obligaciones legales”.
Avramopoulos admitió que su aspiración es “convencer” a los Estados miembros, pero que la apertura de procedimientos de infracción “puede ser una opción” más adelante.
Mientras, el informe periódico que publica el Ejecutivo comunitario evidencia que tras año y medio desde que se adoptó el programa de reubicación, el conjunto de la Unión Europea apenas ha cumplido con el 14 por ciento de sus compromisos, y ello si se descuentan las más de 50.000 plazas del programa aún por asignar. n

Los coruñeses exigen al Gobierno central que desbloquee la entrada de refugiados