El Gobierno anuncia que activará una campaña masiva para facilitar el acceso al nuevo bono social

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera | Chema Moya (efe)
|

El Ministerio para la Transición Ecológica activará una “campaña masiva” para facilitar que los potenciales beneficiarios se acojan al nuevo bono social, ya que el porcentaje actual es “ridículo”, anunció su titular, Teresa Ribera.
La intención del ministerio es facilitar “no solo la comprensión de cómo acogerse al bono social, sino el hecho mismo de acogerse” para que sea “muy sencillo para todo el mundo”.
El objetivo, según Ribera, es que el nuevo sistema de bono social “pueda estar operativo al máximo en octubre”, con independencia de que se puedan ampliar los plazos. El plazo para acogerse al nuevo bono social se extendió precisamente hasta el próximo mes de octubre. Ribera señaló que, incluso los que ya eran beneficiarios del anterior bono social y conocían que el sistema había cambiado, se pueden haber encontrado con grandes dificultades burocráticas para acogerse al nuevo.
El bono social, que consiste en descuentos en la factura eléctrica para los consumidores vulnerables, fue reformado después de que el Tribunal Supremo declarara inaplicable su régimen de financiación anterior por ser incompatible con la normativa comunitaria.

Recurso
El nuevo modelo también ha sido recurrido por las cinco grandes eléctricas por ser las comercializadoras las que lo financian y no el Estado. Ribera dijo que el sistema “tiene que estar bien armado” y aseguró que “el planteamiento de un bono social asociado directamente a la cuenta de resultados de las eléctricas no es posible”.
En cuanto a los precios de la electricidad, subrayó que, según los analistas internacionales, el nuevo modelo que se está implantando es mucho más barato para el consumidor final, aunque –dijo– “el ahorro, la eficiencia y la presencia masiva de renovables encajan mal con el modelo regulatorio actual”. Esto se debe a que las nuevas tecnologías suponen una inversión importante, aunque después permitirán “enormes ahorros”. Por el contrario –afirmó– “el modelo actual incentiva el diferencial, el beneficio marginal de lo que ya existe”, lo que dificulta la entrada de nuevas tecnologías. Por eso, cree que hay que hacer un diagnóstico para corregir el esquema y beneficiarse de las oportunidades que la tecnología ofrece, además de actualizar las variables que la Ley del Sector Eléctrico considera que deben ser cubiertas mediante la tarifa.
Ribera señaló que “no se entiende muy bien” que en un año como el actual, en el que ha llovido en abundancia y no ha habido olas de calor hasta agosto, el precio de la electricidad suba.
En su opinión, hay cosas que tienen que ver más con el contexto regulatorio que con decisiones estructurales y sistémicas que hay que tomar en todo caso, como la transformación del modelo energético, en el que las nucleares y el carbón irán saliendo mientras entran más renovables.
Recordó que las opiniones de las compañías sobre el impacto de la desaparición de las nucleares y el carbón no son coincidentes. Sobre la posible adopción de medidas fiscales para favorecer la descarbonización, Ribera dijo que el marco fiscal y los incentivos actuales son “poco adecuados”.
En cuanto al Plan Nacional de Energía y Clima, le gustaría que su tramitación parlamentaria se iniciara a principios de 2019, para lo cual se remitiría al Parlamento antes de finales de año. l

El Gobierno anuncia que activará una campaña masiva para facilitar el acceso al nuevo bono social