Los indignados del Obelisco se plantean llevar sus asambleas a todos los barrios

|

El Ideal Gallego-2011-05-31-003-41cc4b42

R.L. > a coruña
 La tercera semana de la acampada que un grupo de indignados protagoniza en el Obelisco comenzó ayer con dos grandes novedades.
Una de ellas es la lluvia, que desde el domingo por la tarde ha variado sustancialmente la calidad de vida en el campamento. Las precipitaciones han obligado a cubrir todo el espacio del campamento con plásticos y a “compactar” los enseres para protegerlos lo más posible del agua.
De hecho, la asamblea del pasado domingo, en la que se decidió seguir adelante con la protesta pacífica, se trasladó de su lugar habitual al palco de música de los jardines de Méndez Núñez.  

Adelante > Allí, al resguardo del palacete, los indignados sometieron a votación la continuidad o no de Acampada Coruña, lo mismo que hicieron en el resto de España sus compañeros de protesta. El resultado fue favorable.
Es más, de este punto surgió la segunda gran novedad que se ha incorporado al devenir de la acampada: las asambleas se trasladarán a los barrios de la ciudad e incluso se plantean la posibilidad de trascender del término municipal.
“Se trata –señalaba ayer uno de los portavoces– de llevar el mensaje a todos los rincones de la ciudad, que tampoco es tan grande, y de dar respuesta a quienes se han dirigido desde lugares del área metropolitana para pedirnos que les ayudásemos a sumarse a este movimiento”.
Desde que el pasado día 16 un grupo de poco más de diez jóvenes iniciasen la acampada, han sido muchos los mensajes y visitas de compañeros que quieren iniciar movilizaciones similares. “En especial, desde la carga del pasado viernes en Barcelona, se ha dirigido a nosotros gente de Cambre, Culleredo, Betanzos, As Pontes... Preguntan qué pueden hacer, si es posible que en localidades pequeñas también surjan acampadas”, comentaba el mismo portavoz.
En el Obelisco no han recibido ayuda “extra”, como en Vigo, pero tampoco pende sobre ellos la amenaza con la que viven en Santiago. Por lo que pueda pasar, el campamento se ha organizado en comisiones. Una de ellas ya ha elaborado un protocolo de actuación para responder a una carga policial. La consigna es no violencia.

Los indignados del Obelisco se plantean llevar sus asambleas a todos los barrios