La Xunta da luz verde a la modificación urbanística para regularizar núcleos costeros de Arteixo

Vista de la zona de Barrañán | turismo arteixo
|

Arteixo acaba de recibir el visto bueno de la Xunta para continuar con la modificación puntual urbanística para regularizar núcleos costeros históricos del municipio que se encuentran fuera de ordenación actualmente.


Amparado en la nueva ley de costas, que tenía como uno de sus objetivos introducir esas zonas costeras en el urbanismo local, el Ayuntamiento arteixán presentó el año pasado un documento sobre los lugares de Campelo-O Porto, en Sorrizo; A Sartaña y A A Ponte, en Chamín; O Campo, en Barrañán; y O Portiño, en Suevos. Ahora, el Gobierno autonómico ha dado luz verde para delimitar esos asentamientos.

El Gobierno de Carlos Calvelo considera que en los cinco núcleos costeros mencionados “se cumple el grado de consolidación”, es decir, que disponen de la mayor parte de los servicios urbanísticos, tales como red de agua, electricidad, alumbrado público, teléfono o recogida de basuras. La propuesta señala que cada una de estas áreas alberga una población de cerca de 500 habitantes y que la “situación actual de fuera de ordenación impide una dinámica de consolidación o de crecimiento”. El documento también asegura que “disponen de la mayor parte de los servicios urbanísticos”.

El siguiente paso será someter el texto al trámite de aprobación inicial por parte del pleno municipal. Posteriormente, se remitirá a los departamentos que tendrán que realizar informes sectoriales al respecto, como Costas, Patrimonio y otros organismos.

Centro marítimo en Sorrizo
Otro de los proyectos relacionados con el litoral de Arteixo es la construcción del Centro de Interpretación Marítima de Sorrizo. El Ayuntamiento logró en mayo de 2016 la cesión por parte de la Xunta de una antigua infraestructura industrial –propiedad de la Consellería de Economía e Industria– después de formalizar un acuerdo se formalizó ante notario con un coste de 14.770 euros.

El centro tendrá objetivos didácticos y albergará actividades relacionadas con el medio ambiente y la cultura del municipio, indicaba el Consistorio en el momento de la cesión del edificio. El Gobierno municipal incluyó una partida destinada a este recinto tanto en sus presupuestos de 2017 como en los de este año y el pasado mes de febrero licitó la primera actuación para poner en marcha la instalación, obra que asciende a 60.000 euros y consiste en el saneamiento de la infraestructura, reforzando la cubierta y asegurando las paredes, además de adecuar el interior para su uso museístico más adelante.

La Xunta da luz verde a la modificación urbanística para regularizar núcleos costeros de Arteixo