Las restricciones sanitarias deslucen el ambiente en las playas del tercer julio más seco en 14 años

Las playas no se pudieron llenar en julio, a pesar de ser uno de los meses con menos lluvia en catorce años | quintana
|

En Galicia estamos acostumbrados a que el cielo siempre sea gris, pero también a que nos de un pequeño resquicio de sol durante los meses estivales. Este año, a pesar de esos resquicios de sol, el ambiente de las playas se iba a ver limitado debido a las restricciones del Covid-19, pero lo que quizá nadie contaba es que, precisamente este verano, se fuera a vivir uno de los meses de julio con menos lluvia de los últimos catorce años.

Y es que atendiendo a los datos que registra Meteogalicia, el pasado mes de julio fue el tercero más seco, con tan solo cuatro litros por metro cuadrado, todos ellos concentrados en una sola jornada.

Para ver registros más bajos hay que retrotraerse hasta el 2013, con tres litros, repartidos en cuatro días, y a 2016, donde tan solo llovió un día de julio, en el que se registró menos de un litro por metro cuadrado (0,2).

No es precisamente julio un mes lluvioso, pero viendo el histórico del mes, sí que se aprecia lo variable que puede llegar a ser, ya que a lo largo de estos años se registraron meses como los citados anteriormente, con menos de cuatro litros por metro cuadrado en el total de 31 días, pero, en el otro lado de la balanza, hay meses como de 2009, que contó con 52,5 litros por metro cuadrado, repartidos en doce jornadas.

Reparto de días

Echando un vistazo a todos estos años anteriores, se observa disparidad en el número de jornadas lluviosas, pero también que muchas de ellas tienen lugar durante los primeros días de mes, en concreto, alargando los periodos de lluvia procedentes de junio, que, a pesar de ser similar en temperaturas, registra mayores cantidades de agua.

Este julio de 2020 junto al de 2016 han sido los únicos de los últimos 14 años con tan sólo un día con lluvias. Incluso el de 2013, con un litro menos que el de 2020, se repartieron a lo largo de cuatro jornadas.

Semáforos

A pesar de contar con solo un día de lluvia, por desgracia los arenales de la ciudad no se han podido llenar de gente, por lo menos al mismo nivel al que estamos acostumbrados.

A pesar de la falta de agua, y de periodos con temperaturas máximas que llegaron a superar los 30 grados en un par de ocasiones, los semáforos de las playas tuvieron que limitar los accesos para cumplir las normas sanitarias. l

Las restricciones sanitarias deslucen el ambiente en las playas del tercer julio más seco en 14 años