La Fiscalía propone que el furtivismo sea un delito en bancos cerrados por contaminación

|

El Ideal Gallego-2011-06-08-006-6b9cf5ff

  c.r. > a coruña

 Después de más de un año y medio de trabajo, la Fiscalía Superior de Galicia presentó ayer un informe sobre el furtivismo y su incidencia en la comunidad con el objetivo de disponer de la máxima información para acabar con esta práctica. Uno de los puntos más esperados de este informe era clarificar las posibilidades de tipificar como delito el furtivismo, que fue una promesa del PP antes de llegar a la Xunta. Finalmente, en las conclusiones del estudio, y así lo explicó el fiscal superior, Carlos Varela, ante los medios de comunicación, solo se contempla la posibilidad de que se considere delito el marisqueo ilegal en las zonas cerradas por contaminación.
En concreto, se trataría de una modificación de la actual legislación, que obliga a que se demuestre un peligro concreto, es decir que las piezas incautadas poseen elementos nocivos para la salud. Varela quiere dar un paso más y que se contemple la posibilidad de “perigo abstracto” cuando los productos procedan de zonas “potencialmente perigosas” para la salud sin que haya que probar sus toxinas.
Otro de los avances propuestos en el documento es el de sustituir la multas por trabajos para la comunidad en el caso de los infractores insolventes. Varela admitió que muchos furtivos se amparan en su situación de insolvencia para seguir faenando sin licencia y cree que esta sería una forma de acabar con esta actitud. Esta posibilidad atañe directamente a la problemática en la ría de O Burgo, afectada principalmente por un furtivismo de tipo marginal, relacionado con el asentamiento de A Pasaxe.
El estudio distingue hasta seis modalidades de furtivismo distintas como el profesional, el vacacional o recreativo, entre otros. Este último también ha sido detectado en A Coruña y se refiere a aquellas personas que disponen de una licencia de pesca recreativa, pero que no respetan los topes o capturan especies para las que no están autorizadas y las introducen en el mercado.
Por su parte, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, apela, una vez más, a la concienciación de la sociedad para romper con este círculo: “Demando á conciencia dos consumidores para que adquiran os productos única e exclusivamente polos cauces legais”. Dentro de sus competencias, Quintana ha anunciado que se incorporarán 22 veterinarios nuevos para intensificar los controles en la cadena de comercialización, coincidiendo así con el fiscal, que apuesta por que se incrementen los filtros hasta el consumidor.  En cuanto a los operativos, la conselleira admite que hay que mejorar la coordinación entre los vigilantes de las cofradías y los  Gardacostas.


 

La Fiscalía propone que el furtivismo sea un delito en bancos cerrados por contaminación