Sanidade llama a autoconfinarse y cierra el perímetro de Galicia hasta febrero

Un local hostelero con su interior clausurado por las restricciones | aec
|

Sanidade decidió ayer extender el cierre perimetral de Galicia a todo el mes de enero, endurecer las medidas para contener la propagación del virus y pidió además a la ciudadanía un “autoconfinamiento”. 

“Hay algo que se ha dado en llamar fatiga pandémica”, señaló en una rueda de prensa tras la reunión de los expertos que asesoran a la Xunta en la gestión de la emergencia sanitaria el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. Y tras esa observación, conminó a los gallegos a no caer en el grave error de perder el miedo al agente infeccioso que a puesto en jaque al mundo, y tampoco en pensar que es menos letal o que su avance es más lento. 

Por tanto, pidió "no relajarse" y recordó que es necesario combatir la que ya ha denominado tercera ola, para apuntar que si bien "es una lucha larga", es "necesario seguir". Es por ello que solicitó a los ciudadanos que únicamente salgan de sus domicilios para cuestiones esenciales. 

La Xunta también decidió subir a la almendra conformada por Santiago,Ames y Teo a riesgo extremo; también elevar un escalón a A Coruña junto a Cambre, Arteixo y Culleredo, que estarán ahora en el nivel medio alto; mismo puesto al que suben Ourense y Barbadás, núcleos que en estos momentos no tenían limitadas sus entradas y salidas. Así las cosas, Lugo se convierte en la única ciudad, de entre las siete principales, en disfrutar de movilidad. 

En el nivel máximo, la hostelería cierra a las seis, solo se permiten las terrazas al 50%, cuatro es el número máximo para las reuniones y la movilidad está restringida. Es el caso de O Grove-Sanxenxo, Santiago-Ames-Teo, Verín-Monterrei-Castrelo do Val-Cualedro, Noia-Lousame, Boiro, Bueu, Viveiro, Rianxo, Ribeira, Baiona y Cambados. 

En el medio-alto, la hostelería cierra a las seis, pueden trabajar al 30% en interior y al 50% en el exterior, cuatro es el tope de reunión y la movilidad está restringida. Es el caso de A Coruña-Arteixo-Cambre-Culleredo, Ourense-Barbadás, Negreira-Mazaricos-Santa Comba, Vimianzo-Camariñas-Zas, Vigo-Mos-Nigrán-Porriño-Gondomar-Redondela, A Guarda-Tomiño-O Rosal, y Pontevedra-Poio-Marín, además de Ferrol, A Rúa, Sarreaus, A Illa, Tui, Xove, Muros, A Pobra, Porto do Son, Barro, Carral, Fisterra, Vilagarcía, Cangas, Dumbría, Vilalba, Outes, Xinzo y Meaño. 

En el nivel medio, que tienen Soutomaior, Narón y Moaña, la hostelería cierra a las once,  pueden trabajar al 40% en interior y 50% en terraza, seis es el máximo de personas para una reunión y la movilidad está restringida. 

Por último, el resto de ayuntamientos están en básico, en el que la hostelería cierra a las once, pueden trabajar en el interior al 50% y al 75% en exterior y seis es el máximo para reuniones.

Además de la hostelería, la Administración decidió blindar las residencias de mayores para asegurar el proceso de vacunación completo, las dos dosis, de manera que los usuarios no podrán salir y solamente se autorizará que reciban una visita por semana y de una única persona. 

Los cribados específicos van a intensificarse, como está ocurriendo ahora en A Illa (Pontevedra) y en breve en Bueu, en Cangas do Morrazo. Los estudiantes universitarios que vuelvan de sus ciudades de origen a los lugares en los que estudian podrán inscribirse en el registro de viajeros y acceder de este modo a una prueba diagnóstica. 

La necesidad de reforzar las medidas en vigor, incluido el cierre de Galicia sobre todo para controlar la zona fronteriza con Portugal, se ha adoptado para combatir una situación “creciente, ascendente” de contagios, trasladó la Administración.

Sanidade llama a autoconfinarse y cierra el perímetro de Galicia hasta febrero