Galicia se echa a la calle para pedir “justicia” tras el fallo del “Prestige”

Más de un millar de personas participaron en la manifestación convocados por la plataforma "Nunca Máis" para expresar el rechazo a la sentencia del "Prestige", en la plaza de A Quintana, en Santiago de Compostela. EFE/Lavandeira jr
|

Miles de gallegos salieron ayer a las calles de las principales ciudades gallegas convocados por la plataforma Nunca Máis para reclamar “dignidad y justicia” tras la sentencia “injusta e impune” sobre la catástrofe originada por el petrolero “Prestige” en noviembre de 2002.
En el exterior, los gallegos se concentraron también en ciudades como Barcelona, Madrid, Londres, Le Croisic y Praga.
Las marchas en Galicia partieron al mediodía con el lema “Contra la impunidad, por la dignidad del pueblo gallego” y recorrieron las calles del centro de las ciudades gallegas, en las que ondearon las negras banderas de Nunca Máis acompañadas por otras políticas, como las del BNG, o sindicales de CCOO o la CIG.
En Santiago, la manifestación partió de la Alameda y recorrió el casco histórico hasta finalizar en la plaza de la Quintana, donde fue secundada por políticos y amenizada por los gaiteiros.

"repudio"
Suso de Toro, portavoz de Nunca Máis, calificó de “injusta” e “inaceptable” la sentencia, con un sumario “mal instruido deliberadamente”, por lo que quiso trasladar su “repudio” a un fallo por el que “no pasa la ciudadanía gallega” tras la mayor catástrofe medioambiental en la historia de España.
El tribunal del “Prestige” hizo pública en noviembre la sentencia tras diez años de instrucción y nueve meses de juicio oral, en la que absolvió al exdirector general de la Marina Mercante José Luis López Sors, al jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, y al capitán del barco, Apostolos Mangouras, de los delitos contra el medio ambiente, y sólo condenó a este último a nueve meses de prisión por desobediencia.
El fallo eximió además al Estado de sufragar los gastos por los daños originados y ha supuesto que los españoles, especialmente los gallegos, no puedan resarcirse de unos daños morales que la Fiscalía valoró en 1.212 millones de euros, del total de pérdidas provocadas por el hundimiento del petrolero que se cifró en 4.328 millones.
Tras la sentencia, ante la que tanto el Gobierno como la Xunta también han anunciado un recurso, Nunca Máis llevará adelante el suyo “hasta el final para defender los derechos de la ciudadanía y la población gallega”.
El diputado socialista Xosé Sánchez Bugallo, exalcalde de Santiago, trasladó a Efe que en esta marcha se comparten “dos sentimientos, el de un momento especial en la historia de Galicia al hacer frente a una tragedia extraordinaria ante la que hubo un movimiento social y de solidaridad de los ciudadanos, y el resultado decepcionante de una sentencia sin culpables”.
Para el dirigente nacionalista Bieito Lobeira, la sentencia fue un “paripé judicial” y una “injusticia” que avala la “impunidad” tras la catástrofe.
También Mariño Noriega, alcalde de Teo y dirigente de Anova, reivindicó la “memoria y dignidad” del pueblo gallego y ha considerado “inaceptable que no haya responsabilidades civiles, ni penales ni políticas”.
“Estamos aquí porque con esta sentencia la impunidad va a ser la norma”, aseguró a los periodistas Xosé Cadaveira, uno de los ciudadanos que asistió a la marcha, cuya opinión fue compartida por otros participantes.
Asimismo en Vigo miles de personas participaron en la manifestación desde la Plaza de España hasta la Puerta del Sol mientras coreaban consignas como “Impunidad, nunca más, Rajoy y Feijóo dimisión”.

ambiente ameno
Gaiteiros y tambores amenizaron la protesta hasta el cierre del acto, en el que participaron las dirigentes del BNG Carme Adán, Ana Miranda y Olaia Fernández Davila.
En Ferrol, la protesta de Nunca Máis coincidió con la del naval, que abarrotó la Plaza de Armas y a la que asistieron miles de personas, entre ellas el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, o el escritor gallego Manuel Rivas, quien aseguró que si el “Prestige” se hubiera hecho en Ferrol no se hubiera hundido.
A Coruña reunió a más de cinco mil asistentes, según la Policía local, y superó los diez mil para la organización, que colapsó el recorrido entre la Casa del Mar y la plaza de Ourense para protestar por la ausencia de culpables en la sentencia.
En Ourense, cerca de 600 personas se sumaron a la manifestación, al igual que en Lugo, Pontevedra y Foz, que reunieron a cientos de personas. n

Galicia se echa a la calle para pedir “justicia” tras el fallo del “Prestige”