Los chubascos rematan uno de los peores arranques de verano de los últimos años

|

El Ideal Gallego-2011-07-17-006-3400482e

r. l. > a coruña
  Más que un día típico de mediados de julio, el de ayer bien podría haber sido un sábado de marzo. Con las temperaturas por los suelos para esta época del año y con una lluvia molesta que no dio tregua en toda la jornada, los coruñeses vieron frustados todos sus planes playeros, en lo que, a la vista de las previsiones de Meteogalicia para los próximos días, va camino de convertirse en una de las peores primeras quincenas de julio de los últimos años.
Aunque, en un principio, los meteorólogos preveían un verano seco, parece que las precipitaciones, que llegaron el jueves 7, han decidido quedarse en la costa gallega. Según los datos recogidos por la estación de Meteogalicia situada en el parque de Santa Margarita, desde principios de mes cayeron en la ciudad 6,2 litros por metro cuadrado. El día en el que más llovió fue el martes 12, con 2,8 litros por metro cuadrado.
Pese a esto, por el momento, los expertos consideran que, aunque hay precipitaciones, la cantidad de agua que cae no es tanta como en otras ocasiones. Así, en julio del año pasado se registraron 28 litros por metro cuadrado.

El Ideal Gallego-2011-07-17-006-343c1fecPrevisiones > En principio, los coruñeses tendrán que seguir soportando la lluvia unos días más. De acuerdo con las previsiones de la agencia gallega de meteorología, se esperan más precipitaciones para hoy, mañana y el martes. En cuanto a las temperaturas, tampoco habrá grandes cambios. Las máximas se mantendrán en los 20 grados de los últimos días, pero las mínimas descenderán hasta los 14 grados, un valor más propio de la primavera que del verano.
Mientras en las playas de la ciudad los encargados del servicio de vigilancia trataban de capear el frío de la mejor manera posible, los centros comerciales se convirtieron en la opción elegida por muchos coruñeses para pasar la jornada de ayer. Por el centro, muchos paraguas, algún despistado con sandalias y, de nuevo, ropa de abrigo.


Los chubascos rematan uno de los peores arranques de verano de los últimos años