Solidaridad que se mide en megabytes

Los alumnos de Informática mueven cientos de dispositivos a diario susy suárez

No hay facultad en la Universidad que mueva más dispositivos que la de Informática. Cientos de alumnos y profesores ponen a funcionar a diario ordenadores, impresoras, tablets y otro tipo de soportes a pleno rendimiento. Tanto “esfuerzo” y la necesidad de estar actualizados en todo momento provoca que estos aparatos tengan una vida más corta. También los ordenadores que pone la propia facultad a disposición de la docencia tienen un ritmo más alto de trabajo. Por ello, el reciclaje de estos dispositivos se convierte en una alternativa real que permite dar una segunda opción de vida.
Pero no solo para los dispositivos que se quedan obsoletos sino para todos los que se han quedado en desuso en la Universidad, Informática lleva a cabo un programa de reciclaje solidario. Coordinado por el también director de la Oficina de Cooperación y Voluntariado, Jesús Cendán, se recogen y se vuelven a poner en marcha estos equipos que han quedado completamente fuera de servicio. Una vez arreglados y preparados, se donan a ONG y entidades benéficas.

TRABAJO EN LA FACULTAD
El trabajo de los voluntarios en el programa de reciclaje comienza en el momento en el que un dispositivo llega al centro. Cuando es trasladado al almacén, se comienza la puesta a punto del mismo. Una vez sobre el terreno, los problemas comienzan a surgir. Los voluntarios deberán cerciorarse de que el software no esté defectuoso; y en tal caso, lo reemplazan por otro de las mismas características. Además, se encargan de insertar el hardware que le pueda faltar al ordenador, como lectores de CD, por ejemplo y, según las piezas de las que se disponga, mejoran las prestaciones del dispositivo.
A la hora de ponerse a trabajar con la instalación del software, como todo lo que se utiliza en la facultad, se opta por el libre. “Tiene un interfaz gráfico ameno, lo más parecido a Windows, no necesita muchos recursos y no tiene virus”, explica el grupo de trabajo.
Una vez todo el proceso esté completado, el ordenador está listo para empezar una nueva vida en alguna entidad benéfica u ONG que lo necesite. Hasta la fecha, se han entregado más de 255, favoreciendo así la implantación de las nuevas tecnologías y que muchos más usuarios puedan llegar a ellas a través de estas organizaciones. El Hogar de Santa Lucía, Eqqus Zebra, Tanxedoira, Red Madre, Aspanaes, Afaco, Aspronaga, el Hogar de Sor Eusebia, Cáritas, Acoes, o la Asociación Gallega de Fibromialgia son algunas de las entidades beneficiarias del programa.

Solidaridad que se mide en megabytes

Te puede interesar