La Cumbre de las Américas concluye sin declaración final por falta de consenso

bog21.- cartagena (colombia), 15/04/2012. los presidentes de los países de américa posan, hoy, domingo 15 de abril de 2012, para la foto oficial de la vi cumbre de las américas en cartagena de indias (colombia). efe/paolo aguilar
|

La VI Cumbre de las Américas concluyó ayer sin declaración final por falta de consenso, anunció el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien sin embargo consideró que esto no significa “un fracaso”.

Santos informó de los resultados de la reunión de dos días clausurada en Cartagena de Indias, que estuvo marcada por las diferencias entre América Latina, por un lado, y Estados Unidos y Canadá, por otro, ante temas como Cuba y las Malvinas.

Según Santos, la Cumbre concluyó con “compromisos” en algunos temas y tres comunicados sobre temas específicos que no se refieren a los asuntos que han calentado los debates.

El resultado más concreto, según lo anunciado, es la decisión de dar un mandato a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que analice un replanteamiento de la lucha contra el narcotráfico en busca de una mayor eficacia, después de 40 años de guerra frontal.

 La presidenta argentina decidió abandonar la reunión antes de
que concluyese

Comunicados > Además, la cumbre emitió tres comunicados sobre temas específicos, entre los que no están ni la inclusión de Cuba en la lista de participantes de próximas cumbres de las Américas ni un apoyo expreso a la reivindicación argentina de soberanía sobre las Malvinas.

Los comunicados son uno, a instancias de Brasil y Argentina, de apoyo a la reunión sobre medio ambiente Río+20, otro impulsado por México sobre la delincuencia organizada transnacional y un tercero elaborado por Colombia referido a un foro de competitividad regional.

Santos bautizó esta cumbre como la del “diálogo y la sinceridad” y subrayó que no hubo “temas vedados”.

Sobre Cuba dijo que por primera vez una mayoría de países manifestó su propósito de integrar a ese país a estas reuniones, y sobre Malvinas se expuso el respaldo a una solución pacífica y negociada al conflicto entre Argentina y Reino Unido.

Pese a todo, el abandono de la cumbre de la presidenta de Argentina, las ausencias de los de Venezuela, Ecuador y Nicaragua y la suspensión de la reunión bilateral entre los mandatarios de Colombia y Brasil ensombrecieron el final de la reunión.

El Gobierno de Colombia, como anfitrión, había puesto todas sus fichas para que esta cita pasara a la historia como la “cumbre de los resultados”, pero no pudo evitar las discrepancias entre los distintos países del continente sobre los temas sensibles.

Sobre Cuba, asunto que ha planeado durante toda la cumbre, la primera decisión la tomó el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien optó por no asistir en solidaridad con la isla.

Ecuador es uno de los ocho integrantes de la Alianza Bolivariana (ALBA), organismo regional al que Correa pidió sumarse a su iniciativa.

Este organismo desoyó a Correa, pero a última hora ni los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Nicaragua, Daniel Ortega, acudieron a la cumbre, dejando casi solo al boliviano Evo Morales.

Chávez alegó que debía proseguir su tratamiento de radioterapia en La Habana, adonde ya llegó, mientras que Ortega cambió el plan para asistir a un acto en solidaridad con Cuba en Managua.

Mientras tanto, la ALBA difundía un comunicado en Cartagena en el que dejaba clara su posición: si Cuba no es incorporada a las siguientes Cumbres de las Américas estos ochos países dejarán de asistir a las citas continentales. Morales, quien quedó como representante de la ALBA ante el resto del continente, repitió el mensaje de no volver a asistir a estas citas sin Cuba y además expresó su decepción tanto con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como con Santos.

Respecto a la marcha de la presidenta argentina, Santos aseguró que se había ido porque “tiene una serie de problemas” en su país.

 

La Cumbre de las Américas concluye sin declaración final por falta de consenso