La infanta Cristina se sienta hoy en el banquillo sin título nobiliario y vetada en Marivent

09 febrero 2014 portada / 10 diciembre 2014 página 30 / 05 mayo 2015 página 29 / 09 mayo 2015 página 31 PALMA DE MALLORCA, 08/02/2014.- La infanta Cristina, seguida por su abogado, Miguel Roca (i), a su llegada a los juzgados de Palma
|

La infanta Cristina no podrá alojarse en el Palacio de Marivent durante su estancia en Palma a partir de hoy para asistir al juicio del caso “Nóos”, en el que está acusada como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales presuntamente cometidos por su marido, Iñaki Urdangarin.
El palacio, de titularidad de las autoridades autonómicas de Baleares, se cedió en 1973 a los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía para que disfrutasen de sus vacaciones en la isla. Desde entonces, ha sido la residencia estival oficial de la Familia Real, que también solía desplazarse a Palma en Semana Santa. Pero ni la infanta Cristina es hoy miembro de la Familia Real, ni su presencia en Palma se debe precisamente a unas vacaciones en familia.
Además, desde la proclamación de Felipe VI como rey, este marcó nuevas distancias, hasta el punto de retirarle a ella en junio pasado el título de duquesa de Palma, y por extensión el de duque de Palma a su marido. Desde esa fecha, tanto la infanta como Urdangarin tienen expresamente prohibido hacer uso de ese título nobiliario.

Primera sesión
En esta primera sesión del juicio, el matrimonio Urdangarin Borbón se sentará en la tercera y última fila del banquillo de los acusados, aunque no estarán uno al lado del otro, sino separados por otros tres imputados. Y es que hasta 18 acusados se sentarán en el banquillo en esta vista oral que, de no producirse un pacto inicial con las acusaciones, prevé prolongarse hasta el 30 de junio.
En esos seis meses se juzgará el presunto desvío de 6,2 millones de euros públicos de los que se habrían apoderado tanto Urdangarin como su exsocio Diego Torres, a través de una compleja maraña de empresas ficticias con el Instituto Nóos como epicentro de la trama.
La Fiscalía Anticorrupción reclama más de cien años de cárcel para catorce de los acusados, 19 y medio de ellos para el marido de la infanta y 16 y medio para Torres.
Por su parte, la hermana del Rey Felipe VI se enfrenta a una petición de ocho años de prisión como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales, una solicitud que formula el sindicato Manos Limpias, única acusación que ejerce acciones penales contra Cristina de Borbón. La entidad considera que el papel de la infanta fue imprescindible para que su marido defraudase hasta un total de 337.138 euros en las cuotas del IRPF correspondientes a los años 2007 y 2008 a través de la empresa de la que ambos son copropietarios, Aizoon.

La infanta Cristina se sienta hoy en el banquillo sin título nobiliario y vetada en Marivent