El PP asocia la turismofobia con la incompetencia de algunos gobiernos

Rafael Hernando responde a una pregunta | paco campos (efe)
|

El portavoz del grupo popular en el Congreso, Rafael Hernando, considera que la llamada “turismofobia” tiene su origen en la “xenofobia de algunos” contra los que no piensan como ellos, un fenómeno que en su opinión se ha visto favorecido por la “incompetencia” de algunos gobiernos autonómicos o municipales.
Hernando sostuvo ayer que el fenómeno de la turismofobia, que este verano se ha puesto de manifiesto en Cataluña, Baleares y País Vasco, se nutre de “la xenofobia que algunos practican”: “El magma que aglutina este fenómeno es la xenofobia, entendida como el odio a los demás, sean turistas, sean los que son de Madrid, sea quien no piensa como tú”.

Incapaces de gestionar
Y a ello añadió “la incompetencia a la hora de gobernar y de hacer frente a un fenómeno que puede ser molesto, como el ruido, al abuso o al descontrol, como pueden ser las casas hotel sin regulación, cuestiones que afectan a la gestión de competencias de comunidades y ayuntamientos”.
“Hay elementos colaterales que tienen que ver con fórmulas de incompetencia municipal y autonómica para afrontar elementos nuevos que se están creando en torno al sector turístico”, se lamentó el dirigente del PP.
En este punto citó “decisiones políticas absurdas” como haber frenado la construcción de hoteles en ayuntamientos como Barcelona, lo que en su opinión acaba provocando que la gente, en vez de hospedarse en hoteles, busque esas casas-hoteles.

Demagogia
“Esto demuestra que, al final, la demagogia solo conduce a generar problemas para todos”, opinó Hernando. En todo caso, remarcó que el turismo es “una industria de éxito” y uno de los recursos económicos más importantes del país, que supone el 11% de nuestro producto interior bruto (PIB) y que ocupa a 2,4 millones españoles, por lo que “atentar contra esto no es solo un disparate y una aberración, sino que es un delito que hay que perseguir”.
Mientras, el Ayuntamiento de Barcelona informó de que, desde julio de 2016, ordenó el cierre de 2.332 pisos turísticos ilegales, de los que 744 ya cesasron en su actividad y otros 145 fueron precintados. El consistorio facilitó ayer datos sobre el balance del primer año de funcionamiento del Plan de Choque de Viviendas de Uso Turístico, que pretende ordenar el sector y acabar con la oferta ilegal de alojamientos.
Durante este año, el consistorio abrió un total de 6.107 expedientes disciplinarios a propietarios de pisos irregulares, de los que 3.473 implican la imposición de sanciones.

El PP asocia la turismofobia con la incompetencia de algunos gobiernos