Margallo asegura que muchos de los refugiados no quieren venir a España

Llegada a Madrid de un grupo de refugiados formado por 155 sirios procedentes del Líbano aec

El Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, admitió ayer la lentitud en el proceso de acogida de refugiados en España que atribuyó a los problemas existentes en Grecia e Italia y en el hecho de que muchos de los migrantes “no quieren venir a España”.
“Esto es un proceso que arranca en los países a los que llegan los refugiados, fundamentalmente Grecia e Italia, donde se han establecido centros de acogida que tienen primero que clasificar si es refugiado o migrante económico, ver si tienen derecho al asilo y luego repartirlos entre los países y todo esto está yendo muy lento”, admitió Margallo en una entrevista en RNE.
No obstante, el jefe de la Diplomacia española apuntó otro factor que influye en el proceso, concretamente la preferencia de los migrantes por ir a países que les puedan ofrecer más oportunidades. “Muchos refugiados no quieren venir a España, quieren ir a Alemania y, entonces qué pasa, que no tienen o se prestan la documentación porque a donde quieren ir es países donde van a encontrar trabajo y mejores condiciones”, indicó el ministro, quien resaltó además, la “enorme solidaridad” que están demostrando todas la autoridades españoles para el acogimiento.
Margallo insistió en que el de los refugiados “es un problema de una complejidad enorme” y advirtió de que “será aún más doloroso” por las diferencias socioeconómicas existentes entre los países de origen de los migrantes y los europeos.
“Lo que hay que hacer es eliminar la pobreza”, declaró Margallo quien recordó que España planteó la posibilidad de poner en marcha una especie de Plan Marshall para África porque “mientras no se acabe con la pobreza habrá inmigración; hay gente que está dispuesta a jugarse la vida porque se sienten amenazados, oprimidos o en situaciones de supervivencia mínimas”, aseguró el ministro.
A este respecto, ayer Save the Children publicó un informe e el que se afirma que en el mundo hay actualmente 65,3 millones de personas desplazadas a la fuerza, entre refugiados y desplazados forzosos, una cantidad que de conformar su propio le convertiría en el 21 más grande del mundo en términos de población. Según la ONG, el país estaría formado por 21,3 millones de refugiados, 40,8 millones de desplazados internos y 3,2 millones de solicitantes de asilo.

Margallo asegura que muchos de los refugiados no quieren venir a España

Te puede interesar