La falta de fondos podría impedir desarrollar una terapia para personas con síndrome de Down

GRA155. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30/05/2015.- El responsable del equipo de neurofarmacólogos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, Rafael de La Torre (d) conversa con asistentes al II Encuentro de Familias de Down Galicia
|

Un grupo de investigadores que trata de desarrollar un compuesto a base de una sustancia presente en el té verde que mejora la vida de las personas con síndrome de Down podría abandonar su proyecto si se mantiene la falta de financiación, informó uno de sus integrantes.
Expertos del Centro de Regulación Genómica (CRG) y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona anunciaron hace un año que habían hallado evidencias de que un componente presente en el té verde, el “epigalocatequina galato”, mejora la memoria y el aprendizaje de las personas con síndrome de Down.
En los últimos meses han tratado de buscar fondos para proseguir la investigación con el objeto de desarrollar un preparado que contenga sólo el componente “epigalocatequina galato”, ya que hasta ahora se han suministrado cápsulas con extracto de té verde, para ofrecer sobres en polvo o algún producto lácteo. No obstante, no lo han logrado.
El responsable del equipo de neurofarmacólogos del IMIM, Rafael de La Torre, que se encuentra en Santiago de Compostela participando en el II Encuentro de Familias organizado por la Asociación Down Compostela con la asistencia de más de cuatrocientas personas, apuntó en una conversación que los investigadores están “a punto de tirar la toalla” porque no han alcanzado financiación y por esta razón ha hecho un llamamiento serio.
Los recortes en investigación ya han llevado a los equipos de estos centros a tener que suspender el estudio en niños pequeños del proyecto, que ha sido probado con éxito en un estudio con adultos.
“La situación es complicada”, comentó De la Torre, y lamentó que los investigadores no lograsen desarrollar la idea por el hecho de que no haya laboratorios farmacéuticos interesados en ella, y, en concreto porque no tienen perspectivas de patentar la fórmula.
“Hacen falta recursos”, urgió, y éstos especialmente para poder efectuar un estudio pediátrico, el cual permitiría desarrollar alguna fórmula idónea para suministrar “epigalocatequina galato” y normalizar la función del gen “Dyrk1A”, que ayuda al cerebro a ser capaz de cambiar y adaptarse a nuevas situaciones”.
La “epigalocatequina galato general” (EGCG) fue identificada en el año 2003 como un potente inhibidor de la actividad enzimática del gen que causa el deterioro cognitivo de las personas con el síndrome de Down.
A partir del año 2009 se inició la investigación en la que está implicado De la Torre, que evidencia que las personas que siguieron una suplementación de EGCG combinada con estimulación cognitiva mejoraban su capacidad de aprendizaje.

La falta de fondos podría impedir desarrollar una terapia para personas con síndrome de Down