“La ventana que llora” inunda de amapolas el castillo de caernarfon

|

La escultura de “La ventana que llora”, una cascada de miles de amapolas de cerámica hechas a mano por el artista Paul Cummins y el diseñador Tom Piper, se ha convertido en un atractivo de primer orden del castillo de Caernarfon, en Gales. El motivo de la escultura, que permanecerá abierta al público hasta el 20 de noviembre, es rendir homenaje a los soldados galeses que murieron durante la Primera Guerra Mundial. Algunas de las amapolas de “La ventana que llora”, que el próximo año se mostrará en Cardiff, ya formaron parte de otra obra que estuvo expuesta en la Torre de Londres en 2014. FOTO: REBECCA NADEN

“La ventana que llora” inunda de amapolas el castillo de caernarfon