Una ruta de “shopping” que se aleja de la frivolidad

Copia de El Ideal Gallego-2013-12-15-012-f2de9bbe
|

A favor de Cáritas, a beneficio de la Cocina Económica o para nutrir de fondos proyectos de ONG como Educo y Tierra de Hombres... A los coruñeses no hay mercadillo que se les resista porque colaboran casi con todos demostrando que llevan la solidaridad en las venas (hasta el concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo, destacó esa característica de los vecinos de la urbe). En época de crisis proliferan aún más las acciones de ayuda a los que más lo necesitan pero hay unos clásicos que siempre vuelven a casa por Navidad.
Como todos los años los voluntarios del ropero de Cáritas han montado su propio belén de ropa y complementos para conseguir dinero con el que comprar  ropa interior y lencería de cama para nutrir a los usuarios del servicio. En un bajo cedido de la calle de Corcubión, en un lateral de As Conchiñas, trabajan de lunes a viernes de 17.00 a 20.00 horas y los sábados de 11.00 a 14.00 horas para sumar la mayor cantidad de dinero posible.
Los improvisados comerciantes sin ánimo de lucro compaginan esta labor con la preparación de la campaña de entrega de juguetes pero ahí están, al pie de la caja registradora. Abrieron el pasado 21 de noviembre y, según fuentes de la institución benéfica, ya han recaudado “casi 4.000 euros” gracias a la colaboración de la ciudadanía.

donativos de récord
“En San Agustín nos fue muy bien pero la gente tenía que ir más a propósito;  ahora estamos al lado de la calle de Barcelona, donde hay mucha afluencia de gente”, cuentan, para explicar que la recién inaugurada ubicación les beneficia.
A otros les sigue trayendo suerte repetir bajo comercial porque cada año mueven más cantidad de dinero. Isabel Ruiz Apilánez, alma mater de O Mercadiño (Juan Flórez, 59), lo sabe muy bien porque la realidad se lo está demostrando. Aunque ha tenido que retrasar un año su retirada de la primera línea solidaria debido a la falta de cantera, está contenta porque ya han entregado “más de 12.000 euros” a Cáritas y la Cocina Económica.
El año pasado cuando cerraron después de Reyes, habían conseguido 14.000 euros pero si siguen el ritmo actual “se superará esa cifra”. “Hemos vendido muy bien aunque muebles han salido bien pocos”, comenta Ruiz, que anima a pasarse por el rastrillo para ver y, quizá comprar, “un sofá chester marrón chocolate de los 70 o unas vidrieras modernistas de locura”. Al centro de mayores de Novacaixagalicia (Rúa Alta, 7) le ha tocado volcarse con el Refugio. Para ello venden ropa de niños, disfraces, manteles, muñecos y encaje de Camariñas, entre otras cosas, que se han ocupado de fabricar a lo largo del año.
Por su parte la segunda edición del mercadillo solidario Descalza por el Parque, que prosigue hoy de 11.00 a 20.00 horas en The Room, dedicará lo recaudado con la venta de ropa y complementos de segunda mano a un programa de Educo en Bangladesh, Burkina Faso y El Salvador. En medio de tanta venta se coló una recogida de alimentos y juguetes organizada por la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra en el local de Cáritas de la Divina Pastora.
La próxima semana llegará otra cita clásica: el mercadillo de la Escuela Infantil Carricanta en favor de Tierra de Hombres. “Como todos los años estamos desbordados pero recogeremos donaciones hasta los últimos días”, afirman desde el centro.

Una ruta de “shopping” que se aleja de la frivolidad