Los Reyes Magos más rockeros recorren la ciudad

El Ideal Gallego-2014-01-06-005-6472c70e

Niños y mayores estaban expectantes por ver a Sus Majestades y Melchor, Gaspar y Baltasar no defraudaron y no dudaron en marcarse más de un baile al más puro estilo rock, eso sí, con letra o melodía de villancico.
Los Reyes Magos llegaban en la goleta “Juan de Lángara”, mientras vecinos y visitantes apuraban para coger sitio a lo largo del recorrido previsto y no perderse ni un detalle de una cabalgata inspirada en la música.
Casi la mitad de la ciudad no quiso perderse tan esperado evento y hasta 120.000 personas  desafiaron al viento y a la lluvia para ver bolas de nieve de Laponia con gente dentro, o a los zancudos y un buen número de animación que duró tres horas.
La espectacular comitiva partía de Ramón y Cajal alrededor de las seis de la tarde, con dos trenecillos como prólogo a la orquesta que conformaban las trece carrozas.
Como en todo buen grupo musical, la batuta dirigía el desfile sujetada por dos manos rojas. Un trombón, un violonchelo, una lira... Y bailarinas que salían de una caja de música en un carruaje cortesía de Repsol  son solo algunos de los elementos que recorrieron las calles de la ciudad.
El arpa y una guitarra española hicieron su acto de presencia gracias a Gadis, mientras que Coca-Cola puso la voz cantante con un barítono. Y de nuevo el rock, gracias a un grupo que llegaba con la carroza del comercio coruñés.
Sus Majestades de Oriente hicieron su aparición y Melchor bailó. Detrás de él un grupo ponía en marcha una coreografía y Gaspar lanzaba besos a diestro y siniestro. Baltasar no quiso ser menos y se puso de pie para mover las caderas.
Tampoco defraudaron los bomberos: megáfono en mano  le gritan a las decenas de miles de personas que el que quiera caramelos que salude y que cante. Mientras la Policía Local de Harleys para llamar la atención.

Toneladas de caramelos
Como no hay cabalgata de Reyes Magos sin caramelos, Sus Majestades y los 120 pajes que les acompañaron repartieron ocho toneladas de estos dulces.
Pero no fueron los únicos que lanzaron los caramelos a los asistentes. Un millar de niños acudieron como figurantes: disfrazados para la ocasión, pero con un chubasquero por encima para protegerse de las inclemencias del tiempo.
Pequeños y adultos saltaban  para agarrar puñados y puñados de dulces. Algún paraguas abierto y dado la vuelta para funcionar cual red de pescador y así, pescar más camareros. Los más previsores incluso llevaron bolsas vacías para regresar a sus casas con ellas llenas de caramelos gratuitos.
Pero también hubo críticas, no a Sus Majestades, pero sí al Ayuntamiento y los reproches llegan desde el BNG por el coste  que le ha supuesto a las arcas municipales el alquiler de las carrozas de la cabalgata, 91.960 euros, un 40% más que el año pasado y un “160% maior que no anterior mandato”. En esta línea, exponen desde las filas del Bloque que el precio total de la cabalgata supondrán unos 200.000 euros más que en 2013. n

Los Reyes Magos más rockeros recorren la ciudad

Te puede interesar