Torra da un mes para plantear un referéndum o retirará el apoyo al PSOE

|

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, afirmó ayer que el independentismo “no podrá garantizar ningún tipo de estabilidad” en el Congreso al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, si antes de noviembre no formula una propuesta de referéndum de autodeterminación.
Lo dijo en la intervención inicial del Debate de Política General que se celebra en el Parlament, donde aseguró que quien pone en riesgo “la normalización” política en Cataluña no es el independentismo, sino el Gobierno central permitiendo que los presos soberanistas sigan en la cárcel.
Pidió que la propuesta de Sánchez gire en torno a un “referéndum pactado, vinculante y reconocido internacionalmente” para que los Catalanes puedan decidir el futuro político de Cataluña, una demanda que ya había formulado en el pasado, pero ayer ha puesto plazos por primera vez.
“El presidente Sánchez tiene que tomar compromisos concretos y valientes. Basta de amenazas y vaguedades: ahora toca propuestas concretas”, y precisó que le ha enviado  una carta con este planteamiento.
Torra admitió que con el actual Gobierno central existió al menos un diálogo que fue imposible durante el Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP), pero considera que este diálogo es estéril si por parte de Sánchez “no se concreta” con propuestas.
Torra defendió que el independentismo merece saber qué propuesta formula el Gobierno para desencallar la situación de Cataluña: “No esperaremos eternamente”, y aseguró que su planteamiento político sigue siendo avanzar hasta hacer efectiva una república Catalana.
Según él, es el Estado y no el independentismo quien apostó hasta ahora por “la unilateralidad, la violencia y la amenaza”, y considera que ofrecer un referéndum pactado sería la señal de que, a su juicio, el Gobierno central se reengancha a la democracia.

Hacen falta gestos
El presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabriá, coincidió ayer con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en que “hacen falta gestos y no solo buenas palabras” del Gobierno del PSOE para avanzar en la demanda Catalana de un referéndum de autodeterminación.
Sabriá valoró la intervención y destacó un aspecto: “Estamos convencidos de que el futuro pasa por conseguir la unidad estratégica” del independentismo.
Se trata, apuntó, de seguir apostando “por la vía pacífica y dialogada” y de disponer de “un plan ambicioso con el que sean puestas las urnas con supervisión internacional”.
Por su parte, la diputada de la CUP Maria Sirvent afirmó ayer que “el derecho a la autodeterminación no se debe negociar en ninguna parte, se ejerce”, y dijo que “será la gente la que lo ejerza, con el acompañamiento o no de las instituciones”.
Así se expresó la parlamentaria anticapitalista en una rueda de prensa en la cámara Catalana después del ultimatum lanzado por Torra, una propuesta para un referéndum, el independentismo “no podrá garantizarle ningún tipo de estabilidad”.
Sirvent pidió a las autoridades que “no sean un palo en las ruedas del movimiento popular”, sino que “ejerzan una estrategia de ruptura con este Estado que condena (a la población) a esta situación prácticamente dictatorial”. l

Torra da un mes para plantear un referéndum o retirará el apoyo al PSOE