El año se despide con otra guerra del agua

Varios turistas participan en el festival del agua, en Bangkok efe
|

  Una colosal batalla con agua comenzó ayer en las ciudades de Tailandia para festejar el Año Nuevo tradicional, la fecha del calendario más importante de este país que sufrió hace varios meses las peores inundaciones de su historia reciente.

Cuando muchos edificios aún mantienen en su fachada las marcas dejadas por las inundaciones, decenas de miles de tailandeses han salido a las calles armados con cubos y pistolas de agua para empapar al prójimo que se cruce con ellos.

El festival del “Songkran”, que así se llama y coincide siempre con el movimiento del sol desde la constelación zodiacal de Piscis a la de Aries, es una tradición ancestral que en sus orígenes tuvo un carácter eminentemente religioso, pero que durante las últimas décadas se ha ido transformando en una diversión.

Durante los tres días que dura el festival, los mayores cumplen con los ritos budistas, mientras que los jóvenes libran innumerables escaramuzas en las que el objetivo es mojar al contrincante.

El año se despide con otra guerra del agua