Pérez Canal y Dieter comienzan una semana de campaña para conseguir la presidencia de la CEG

08/01/2016 José Manuel Pérez Canal (der), Fontenla (centro) y Jorge Cebreiros (izq). Pérez Canal aboga por acabar con una CEG "presidencialista" y Dieter propone una reforma "profunda" de los estatutos en unos "reñidos" comic
|

Ayer se inició una semana de campaña con la que José Manuel Pérez Canal y Antonio Dieter Moure buscarán convencer a los empresarios gallegos con el fin de hacer decantar la balanza hacia su lado y ponerse al frente de la patronal gallega en las elecciones que celebrarán el próximo viernes en Santiago.
De este modo, el presidente de los empresarios de Ourense y consejero delegado de Aceites Abril, José Manuel Pérez Canal, cuenta con el respaldo de la Confederación de Empresarios de Lugo (CEL), así como del comité ejecutivo y junta directiva de la ourensana CEO, que preside.
Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresas de Formación de Ourense y director de un colegio de Formación Profesional, Antonio Dieter, afirmó “tener apoyo en las cuatro provincias y de las sectoriales”, por lo que considera que la elección será “reñida”. Para su candidatura contó con el aval de la Federación Autonómica de Centros de Enseñanza Privada y la Federación Gallega de Empresas de Formación.
De tal forma, una vez decidido el apoyo de Lugo a Pérez Canal y debido a la procedencia de los dos candidatos de Ourense, la campaña de ambos se centrará en recabar apoyos con diversos encuentros en las provincias atlánticas y en las sectoriales. Así, Antonio Dieter Moure realizará una campaña centrada en las provincias de “A Coruña y Pontevedra”, después de que Lugo “se pronunciase mayoritariamente” a favor de Pérez Canal, explicó. En concreto, mañana presentará su proyecto en Santiago.
Dado que se prevé que la elección del presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) pueda ser igualada, además de las sectoriales, una cuestión que jugará un papel importante será hacia dónde se decante la provincia de A Coruña, la que cuenta con más sufragios.
Aunque algunas voces ligan a A Coruña con la candidatura de Dieter Moure, el presidente de los empresarios coruñeses (CEC), Antonio Fontenla, no mostró su apoyo público a ningún candidato, y se limitó a desear que “gane el mejor y que Dios le dé mucha suerte”, por lo que se dará “todo el apoyo al que gane”.
De hecho, Pérez Canal ya tiene cerrado un encuentro el próximo martes para exponer a los empresarios coruñeses sus líneas maestras para los próximos cuatro años, además de “bastantes reuniones y entrevistas” con confederaciones provinciales y asociaciones. Así, la asamblea electoral se celebrará el próximo viernes a las 12.00 horas en Santiago con derecho a voto de más de 200 personas. De tal forma, A Coruña es la provincia con más sufragios (40), seguida de Pontevedra y Lugo (ambas con 32), y Ourense (30). El resto de votos son de las sectoriales, con más de 70 sufragios.
Previamente, ese mismo día, a las 11.00 horas, habrá una asamblea en la que se aprobará la modificación de los estatutos para incluir el código ético, así como la posibilidad de moción de censura al presidente.
Estas elecciones buscan un nuevo presidente en la CEG, después de que José Manuel Fernández Alvariño dejase vacante el puesto tras crecer en los últimos meses el malestar en el seno de la entidad entre diversos sectores por la adjudicación de Alvariño de contratos a empresas afines, así como por los problemas económicos que arrastra la patronal gallega. Alvariño fue elegido en julio de 2013 como presidente de la CEG, pero la presión de sus críticos le llevó a convocar elecciones anticipadas para el 15 de enero de 2016, en un cargo al que declinó volver a presentarse.
Desde finales de noviembre, una junta conformada por los vicepresidentes de la CEG, que son a su vez los presidentes de las confederaciones provinciales (Antonio Fontenla por A Coruña, Jorge Cebreiros por Pontevedra, José Manuel Pérez Canal por Ourense y Jaime López, secretario en Lugo, cuyo organigrama carece de la figura de presidente) se ha hecho cargo de la entidad.
A finales de noviembre, Alvariño decidía dejar vacante el puesto de presidente después que los críticos a su gestión sumasen un total de 121 firmas para reclamar la celebración de una asamblea general, que querían que se desarrollase el 27 de noviembre, con la finalidad de revocar a Fernández Alvariño de su puesto, una junta que ya no llegó a celebrarse.
Así, Pérez Canal afronta este proceso “con mucho optimismo” en favor de una “nueva etapa” de la CEG para “superar las diferencias del pasado”, donde se primen los “servicios de alto valor añadido” para los empresarios gallegos. “No quiero una CEG presidencialista, sino participativa entre todos”, dejó claro.
Junto a ello, Pérez Canal llamó a “trabajar unidos”, gane quien gane, pues “hay cordialidad al respecto” y está “dispuesto” a “colaborar todos juntos”.
Por su parte, las medidas que puede avanzar Dieter pasan por una “reforma de estatutos profunda” para dar más presencia a las sectoriales, polígonos industriales y jóvenes empresarios. 
También hizo hincapié en un código ético para que “las personas vinculadas a la confederación no puedan prestar servicios, ni servirse de la CEG, sino servir a la CEG”.

Pérez Canal y Dieter comienzan una semana de campaña para conseguir la presidencia de la CEG