Villanueva descarta que haya relación entre el crimen de la mujer de Ourense y el de Cabanas

10 junio 2015 A Coruña.- La Fundación Abanca acoge una exposición que recuerda el 25 aniversario de las Unidades de Intervención Policial Fotografía de la inauguración de la exposición, acto al que acudiero
|

El delegado del Gobierno Santiago Villanueva informó ayer de que los investigadores no tienen datos que le permitan establecer una relación entre la muerte de la ourensana Socorro Pérez con la de Elisa Abruñedo, en la localidad coruñesa de Cabanas.
Abruñedo, de 46 años, desapareció hace dos años mientras paseaba por el bosque y su cadáver fue encontrado varios días más tarde, un caso que guarda cierta similitud con la muerte en mayo de Socorro Pérez, una funcionaria de 43 años, que desapareció cuando iba a dar un paseo y fue hallada días después con signos de violencia en su cadáver.

coincidencias
Estas coincidencias llevaron a especular que existiera una conexión entre ambos crímenes, un hecho que Santiago Villanueva descartó ayer duarante la celebración del día de la patrona de la Guardia Civil. El delegado del Gobierno se limitó a señalar que “no hay nada que indique una relación entre los dos”. 
Villanueva también indicó que los dos casos permanecen abiertos y que, aunque la desaparición coruñesa está siendo investigada por la Guardia Civil y la ourensana por la Policía Nacional, la coordinación entre ambos cuerpos es buena.

todas las líneas
“Se investigan todas las posibles líneas que puedan llevar al esclarecimiento de los hechos” remarcó tras asegurar que por el momento las pesquisas que están llevando a cabo los investigadores de ambos cuerpos “no permiten tener constancia de que exista una relación entre los dos asesinatos.
El delegado del Gobierno también informó ayer de que los responsables de la inviestigación están analizando los movimientos bancarios de la mujer de Outes y del hombre de Noia cuya desaparición fue denunciada el pasado jueves.
En declaraciones a los medios de comunicación, Villanueva quiso hacer hincapié en que también se está tratando de determinar si existe alguna relación entre las dos desapariciones, que se registraron en dos municipios limítrofes de la provincia.
“Lo único de lo que tenemos constancia es de dos denuncias por separado, de dos mayores de edad”, agregó el representante del Gobierno en nuestra comunidad.
Fuentes cercanas a la investigación informaron de que los desaparecidos son Mónica París, de 31 años de edad y con dos hijos menores, y Francisco, también de mediana edad. Ambos faltan desde el pasado miércoles 7 de octubre, pero no fue hasta el día siguiente cuando los familiares de ambos denunciaron su desaparición.
De momento, la Guardia Civil localizó en la noiesa playa de Testal el coche de Mónica, pero, de momento, no tiene información sobre su paradero. Por su parte, el automóvil del hombre de Noia no apareció. 

Villanueva descarta que haya relación entre el crimen de la mujer de Ourense y el de Cabanas