Madrid alega que la orden de Sanidad es una “agresión” a sus competencias

Aspecto de la A-3 a la salida de Madrid, antes de la entrada en vigor de las restricciones | juanjo martín
|

La Comunidad de Madrid presenta ante la Audiencia Nacional un recurso contra la orden del Ministerio de Sanidad que recoge las restricciones para frenar la pandemia al considerar que supone “una agresión a las competencias” del Gobierno regional que puede resultar “contraproducente” y que “en realidad supone la aplicación de unas limitaciones propias del estado de alarma”.

En el recurso, se solicita que se acuerde una medida cautelar consistente en la suspensión de la Orden del ministro de Sanidad, Salvador Illa. De este modo, la Sala deberá escuchar a todas las partes para decidir al respecto.

Por su parte, el Gobierno regional alega en su impugnación “el perjuicio que se deriva de la invasión de competencias que ha supuesto la orden mediante una utilización torticera del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud” y concluye que “resulta más idóneo desde la perspectiva de salud pública el mantenimiento de la competencia de la Comunidad de Madrid”.

La Comunidad de Madrid defiende que “no ha existido omisión o dejación de funciones, sino que, al contrario, se vienen desplegando medidas cuya eficacia está ya siendo comprobada”.

En el recurso, Madrid esgrime que “ostenta la competencia para adoptar las medidas sanitarias”, reprochando que se encuentren ahora con “la imposición de una serie de medidas que derivan de un uso instrumentalizado del Consejo Interterritorial”.

Además, discrepa de que “se haya alcanzado un acuerdo en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ya que carece del preceptivo consenso” y recalca que la orden “impone una serie de limitaciones a la movilidad de todos los ciudadanos”

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró que la orden que pondrá en marcha nuevas restricciones en diez poblaciones de Madrid respeta las competencias autonómicas y defendió esta decisión para atender a la “extraordinaria gravedad” de la situación en esta región.  

En rueda de prensa tras la reunión del Consejo Europeo en Bruselas, Sánchez aseguró que los líderes de la UE manifestaron su “preocupación por la utilización partidista que se está haciendo de la pandemia” y reclamó a los partidos, al menos “a los tradicionales”, en alusión al PP, que dejen de usarla para “polarizar”.  

Así, insistió en que todas las decisiones de su Ejecutivo siguieron siempre criterios científicos y no políticos y recordó que dicha orden no habla de confinar sino de “limitar la libertad de movimientos” en distintos aspectos. Además, admitió que las medidas de la Comunidad eran adecuadas, pero “insuficientes”.

Asimismo, resaltó que “no es una imposición del Gobierno sino un acuerdo por mayoría en el Consejo Interterritorial de Salud”.

Por su parte, la Audiencia Nacional dio un plazo de diez días a la Abogacía General de la Comunidad de Madrid para presentar el informe de alegaciones que defienda la medida cautelar solicitada para resolver sobre la suspensión de la orden ministerial.

Los controles en los municipios madrileños tendrán un carácter informativo hasta que las medidas sean ratificadas por la autoridad judicial, según el consejero de Justicia, Enrique López.

Asimismo, Vox anunció que solicitará a la Audiencia medidas cautelarísimas contra las restricciones, que entraron ayer en vigor en diez municipios madrileños.

Madrid alega que la orden de Sanidad es una “agresión” a sus competencias