El Ejecutivo tiene “gran confianza” en prolongar los ERTE con un acuerdo con los sindicatos y patronal

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la sesión del control al Gobierno | efe
|

El Gobierno tiene una “gran confianza” en poder prolongar los ERTE más allá del 30 de junio con acuerdo de empresarios y sindicatos, después de que este lunes se levantaran de la mesa sin haber logrado cerrar un pacto. 

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno trata de volver a cerrar pactos con los agentes sociales como ya hizo para poner en marcha los ERTE y para elevar el salario mínimo interprofesional (SMI).

Montero aseguró que los ERTE han sido uno de los instrumentos más efectivos para parar la hemorragia del empleo, permitiendo garantizar la renta de más de tres millones de personas y manteniendo a las empresas a la espera de planes con los que poder recuperar el tejido productivo.

Ante las inquietudes manifestadas por los empresarios en el foro organizado por la CEOE respecto a los ERTE, la reforma laboral o la presión fiscal en España, la portavoz del Ejecutivo aseguró que “comprende que las expectativas del sector industrial y empresarial sean amplias”.

En este sentido, la ministra de Hacienda dejó claro que el Gobierno “intenta dar respuestas a las mismas en la medida de sus posibilidades y de forma homologable a las puestas en marcha por cualquier otro país europeo”. 

Respecto a las peticiones empresariales en contra a la derogación de la reforma laboral, subrayó que “el diálogo social tiene la palabra” y que el Gobierno “va a poner todo de su parte para que los acuerdos se produzcan allí”. 

Piden “más control”
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, insistió en que las condiciones de los ERTE deberían prolongarse hasta diciembre, pero con un “control pleno” para ver “empresa a empresa, sector a sector”, si esos expedientes se corresponden con la pandemia.

Durante su comparecencia en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, Álvarez explicó que “no ha habido ruptura de las negociaciones” y que ahora es el momento de situar una nueva fecha, a su juicio diciembre y no septiembre como plantea el Gobierno, y de que la ampliación de las condiciones para estos expedientes se acompañe de un mayor control para optimizar el uso de los recursos.

“Es absurdo pensar que en marzo se podían controlar los ERTE que entraban. Ahora sí, ver si la continuidad de los ERTE empresa a empresa, sector a sector, se corresponde con la pandemia”, subrayó Álvarez que se mostró convencido de que las negociaciones no se van a romper.

Es un tema clave para patronal y sindicatos, añadió, y no debe haber razones para que no nos pongamos de acuerdo. 

En este sentido, la reunión de ayer de la comisión tripartita para pactar las condiciones de la prórroga los ERTE más allá del 30 de junio terminó sin acuerdo, pero con la intención de seguir negociando, después de que el Ministerio de Trabajo se haya comprometido a no llevar la medida al Consejo de Ministros. 

Junto al tema de los ERTE, Álvarez insistió en la necesidad de derogar la reforma laboral más aún tras haberse demostrado en esta crisis sanitaria que no ha sido necesario recurrir a ella para afrontar los problemas.

Así, abogó por abordar esa reforma por dos vías: la derogación de aspectos vía parlamentaria y la negociación de otros en el marco del diálogo social con la patronal.

Además, sobre el ingreso mínimo, advirtió del riesgo de que produzca otro colapso con las solicitudes ante la falta de personal en la administración pública.

El Ejecutivo tiene “gran confianza” en prolongar los ERTE con un acuerdo con los sindicatos y patronal