El temporal azota la ciudad con lluvias torrenciales y olas de varios metros

El Ideal Gallego-2016-01-05-008-0de7d044_1
|

El temporal que vistió ayer la ciudad dejó una gran cantidad de lluvia (siete litros por metro cuadrado recogieron los pluviómetros de MeteoGalicia) que cayó durante todo el día. Además de dificultar el tráfico en la ciudad, las precipitaciones provocaron un desprendimiento en la rotonda de la carretera de Pocomaco que regula el tráfico hacia el polígono y el campus de Elviña. Fue precisamente este ramal el afectado, por las piedras, y la Policía Local tuvo que cerrarlo al tráfico durante más de tres horas. 
En ese tiempo, los bomberos estuvieron retirando piedras de la calzada, y comprobando que no hubiera otras susceptibles de caerse. Por otro lado, la lluvia constante también desbordó la recogida de pluviales en algunos puntos, donde llegó a provocar pequeñas inundaciones.

escaso viento
En cambio, el viento no se dejó sentir con tanta fuerza como en las anteriores alertas naranjas que ha vivido la ciudad recientemente. Con una velocidad media de 34 kilómetros por hora y una ráfaga máxima de poco más de 62 kilómetros, no produjeron ningún daño. Es más, ni siquiera fue necesario cerrar al público  las zonas verdes o las playas, una precaución que es habitual en estos casos. 
Por otro lado, se mantuvo un dispositivo de seguridad de los servicios de emergencias en los arenales para asegurarse que nadie cometía imprudencias, pero se dejó al público pisar la playa (aunque no bañarse). Sin embargo, el día de hoy se presenta aún más desapacible, y el viento puede rolar hasta soplar del norte o noroeste, lo que supondría más complicaciones. De hecho, los servicios de emergencias temen que sea necesario cerrar las playas durante la jornada de hoy y la de mañana.

El temporal azota la ciudad con lluvias torrenciales y olas de varios metros