Trump da más credibilidad a Putin que a sus servicios de inteligencia

El presidente de EEUU, Donald Trump, recibe un balón del Mundial de Rusia 2018 de parte de su homólogo ruso, Vladimir Putin | Mauri Ratilainen (efe)
|

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio ayer más credibilidad a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que a sus propios servicios de inteligencia con respecto a la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 que le llevaron a la Casa Blanca y que Moscú niega.
A falta de acuerdos que promocionar en la primera cumbre formal entre Trump y Putin, la cuestión de la presunta interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016 eclipsó el resto de problemas de la deteriorada relación bilateral, y evidenció de nuevo la brecha entre el mandatario estadounidense y sus propias agencias de inteligencia.
“Me dijeron (las agencias de inteligencia) que creen que fue Rusia. Y el presidente Putin me acaba de decir que no es Rusia. Diré lo siguiente: no veo ninguna razón por la que debería serlo”, dijo Trump, de pie junto a Putin, al término de su cumbre de cuatro horas en Helsinki.

Contundencia
“Tengo una gran confianza en mi gente de inteligencia, pero les diré que el presidente Putin fue extremadamente contundente al negar eso hoy”, subrayó Trump. No era la primera vez que Trump ponía la negativa de Putin por encima de las garantías de su propio Gobierno, algo que ha hecho varias veces desde antes incluso de llegar al poder, claramente incómodo con la idea de que un actor externo pudiera contribuir a su ascenso al poder en EEUU.
Pero nunca antes lo había hecho en una conferencia de prensa con Putin al lado, y en un momento en el que la investigación de la trama rusa que dirige el fiscal especial Robert Mueller ha cobrado fuerza, con la acusación presentada el pasado viernes contra doce agentes de inteligencia de Moscú. “La investigación (de Mueller) es un desastre para nuestro país”, afirmó Trump en un nuevo ataque a esa pesquisa, a la que se refiere habitualmente como “caza de brujas” por considerar que está políticamente motivada. “Nos ha mantenido separados (a EEUU y Rusia). Ha tenido un impacto negativo en la relación de las dos mayores potencias nucleares del mundo”, lamentó Trump.
Las palabras de Trump generaron rechazo en parte del aparato político de EEUU, donde el líder republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, pidió al presidente que asuma que Putin “no es su aliado”; y el director de la inteligencia nacional, Dan Coats, reiteró su conclusión de que “Rusia interfirió” en los comicios.
Por su parte, Putin admitió ayer que deseaba la llegada del magnate a la Casa Blanca para mejorar la “maltrecha” relación entre ambos países, pero negó cualquier injerencia del Kremlin en las elecciones.
Además, calificó de “tontería” decir que el Kremlin encargó a ciudadanos rusos piratear los ordenadores del Partido Demócrata para hacer daño a la campaña de Hillary Clinton, como sostiene la investigación abierta en EEUU.
Ambos mandatarios consideran que su encuentro de ayer ha sido una reunión “útil” que ha “cambiado” las relaciones entre sus dos países. l

Trump da más credibilidad a Putin que a sus servicios de inteligencia