La Iglesia y el Gobierno llaman al diálogo en Venezuela en medio de acusaciones

Manifestantes opositores al gobierno de Nicolás Maduro se enfrentaban esta noche a miembros de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en el sector de Chacao, en Caracas (Venezuela). EFE
|

 En el marco de gestiones para concretar un diálogo encaminado a "apaciguar" la crisis de Venezuela, la Iglesia calificó al Gobierno de "totalitario", mientras que el presidente, Nicolás Maduro, acusó a la prensa internacional de "distorsionar" la realidad de su país.

La Conferencia Episcopal de Venezuela difundió un comunicado en el que expresó duras críticas al Gobierno de Maduro, al que acusó de activar una "brutal represión" a la disidencia política, aunque dijo estar dispuesta a tender puentes en el conflicto en momentos en los que se habla de la posibilidad de que el Vaticano sirva de mediador.

Los representantes de la Iglesia explicaron en una rueda de prensa que el Gobierno venezolano debe presentar al Vaticano una solicitud formal para que medie en el conflicto, después de que Maduro aceptara que el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, sea testigo del diálogo.

En opinión de los obispos, la causa fundamental de la actual crisis es la pretensión del partido oficial y las autoridades de implantar el llamado "Plan de la Patria" que no es otra cosa que el plan de Gobierno de Maduro, "detrás del cual se esconde la promoción de un sistema de Gobierno de corte totalitario".

El arzobispo de Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino, dijo a Efe que el Gobierno tiene una "muy seria responsabilidad en la conducción de la vida del país", mientras que la oposición "se siente acorralada con la persecución política".

Maduro, por su parte, firmó un artículo de opinión que fue publicado hoy en el diario estadounidense "The New York Times", en el que critica a los medios internacionales de distorsionar la realidad de su país, al tiempo que llamó al diálogo y a la "paz" en Venezuela.

En la columna de opinión titulada "Venezuela, un llamamiento a la paz", el presidente da la bienvenida a todo el que quiera ayudar a su país a conseguir esos objetivos de diálogo y paz.

También recordó que su Gobierno se ha puesto en contacto con el presidente estadounidense, Barack Obama, para expresarle su deseo de volver a intercambiar embajadores y aún espera respuesta.

El primer paso para el diálogo entre la oposición y el Gobierno en Venezuela se dio la semana pasada con la visita de una misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que se reunió durante dos días con los diferentes sectores del país y aconsejó renunciar a la violencia.

Hoy, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, anunció que la comisión de cancilleres de la Unasur regresará a Venezuela la semana que viene para avanzar "en diálogos de paz", aunque no ofreció detalles acerca de cuántos ministros participarán ni la duración.

La dirigente opositora María Corina Machado, que fue despojada de su investidura de diputada la semana pasada por la mayoría oficialista del Parlamento, aseguró hoy que "el pueblo de Venezuela tiene serias dudas sobre la imparcialidad de Unasur".

Según la ahora exdiputada, "la Unasur ya tiene precedentes" y recordó que cuando la oposición denunció un supuesto fraude en las elecciones que hace casi un año ganó Maduro, se comprometió a que hubiera un recuento de votos "que nunca" se hizo.

Machado, que fue recibida por la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, denunció en este foro la "represión brutal" del Gobierno de Maduro al que calificó de "régimen sin escrúpulos".

Además, la opositora justificó las protestas que hace más de mes y medio comenzaron en Venezuela como la "respuesta de los sectores democráticos" frente a una "dictadura", manifestaciones que han dejado hasta hoy 39 muertos, más de medio millar de heridos y cientos de detenidos.

El subdirector de la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela (PNB), Eduardo Contreras, y el ministro de Interior, Miguel Rodríguez, informaron hoy de la detención de tres personas, dos de ellas en Caracas y una en la ciudad andina de San Cristóbal (oeste) presuntamente vinculados a la violencia.

Mientras, las protestas contra el Gobierno continuaron en el interior del país, principalmente en los estados Anzoátegui (este), Mérida (oeste) y Zulia (oeste).

La Iglesia y el Gobierno llaman al diálogo en Venezuela en medio de acusaciones